Tensión en el InSSSeP entre el sindicato y el vicepresidente Arévalo

El vicepresidente del Instituto de Seguridad Social, Seguros y Préstamos Oscar Arévalo irrumpió ayer en el edificio del organismo acompañado de un nutrido grupo de trabajadores municipales de Resistencia que rompieron el cerco montado por el gremio del personal para evitar su ingreso al edificio.
El grupo de delegados y dirigentes del gremio que conduce Zulema Coria se vio sorprendido cuando cerca de las 8 de la mañana un grupo de unos 70 municipales, con ruidosa batucada incluida, irrumpió en el edificio arengando a los gritos al personal a volver a trabajar, invocando su propia condición de afiliados.

La guardia municipal abrió paso así al ingreso del vicepresidente del organismo, en medio de gritos e insultos cruzados que sumaron fuerte tensión al incidente, que por poco no registró conatos más violentos y derivó en un enfrentamiento.

La tensión se mantuvo durante toda la jornada y se trasladó a las radios que cubrieron el incidente, con el sindicato de paro y sus dirigentes haciendo declaraciones desde el hall, mientras Arévalo atendía trámites de afiliados y también hacía declaraciones en los medios locales desde su despacho, siempre acompañado de una contundente guardia de municipales instalados en su propia oficina.

El intercambio de acusaciones y consideraciones entre Arévalo y Coria, se extendió por toda la mañana. En tanto el sindicato confirmaba la continuidad del paro reclamando la renuncia de Arévalo a pesar de que impedía que el personal cobrara, y Arévalo señalaba que seguirá en el cargo hasta diciembre de 2011 por mandato del gobernador.

"El conflicto es con el Instituto y el Poder Ejecutivo que mantiene un funcionario de la calidad del doctor Arévalo, que hoy tuvo una actitud lamentable que lo pinta de cuerpo entero", señaló Coria remarcando que solicitarían audiencia al gobernador para reclamar la renuncia del funcionario.

"Yo no renuncio por pedido de una lista de secretarios gremiales. Tengo una función asignada por el Ejecutivo con acuerdo de la Cámara de Diputados, que asumí dejando muchas cosas de lado en mi vida privada (...) esta misión tiene fecha de expiración en diciembre de 2011, como me lo hizo saber oportunamente el Gobernador y acá vamos a estar y no lo voy a dejar por capricho de nadie" desafió.

"Que Capitanich se lo lleve a la mesita de luz si lo quieren tener, porque es lamentable que los trabajadores del Instituto tengamos que convivir diariamente con este personaje", endosó Coria.

El conato entre el gremio y Arévalo refleja la oposición de éste de habilitar anticipos al sindicato para la compra comunitaria de comestibles que luego se descuentan de los sueldos del personal. El vicepresidente sumó una serie de aportes y subsidios por una cifra similar a la que hoy el organismo debe a los prestadores médicos, corresponsabilizando de hecho al gremio por el actual desfinanciamiento.

"Estamos en una situación de crisis a nivel país y provincia. Las instituciones no son una isla y todas tenemos un grado de problemas financieros y hay que hacer prioridades. En épocas de abundancia, muchos beneficios ni pueden notarse, pero hoy hay que corregir distorsiones y ver hasta qué punto podemos ahorrar" planteó Arévalo para ratificar que al menos, los beneficios al sindicato del Insssep, explican la crisis de pago a los prestadores. "En parte sí; todo contribuye y tenemos un pedido expreso del Ejecutivo de ahorrar y corregir todas las distorsiones para buscar la mejor economía del organismo", defendió, comentando su negativa a firmar la resolución para el anticipo de unos 150 mil pesos para la compra de mercadería para el sindicato. "Después se recupera, pero si en este momento nos piden un anticipo para comprar medicamentos en la Farmacia, no tenemos, no lo tenemos realmente ni para medicamentos ni para prótesis y debemos a los proveedores de ambos y no nos proveen", replicó Arévalo.

"Se llena la boca para hablar de su inoperancia para dar respuesta. En este momento en que se les debe a los prestadores, nos echa la culpa de que es porque se nos da a nosotros. Este mes no nos dieron y ni nos interesa" refutó Coria rescatando de todos modos que se trata de una conquista gremial lograda por el sindicato.

Vacaciones pagas, una conquista

Al contrapunto el vicepresidente sumó el aporte del Instituto para financiar las vacaciones del personal con unos 6.000 pesos a cada uno en enero pasado, que estos devuelven en cuotas consecutivas descontadas de sus salarios hasta noviembre de este año.

"No le debemos nada al Instituto y el préstamo de turismo, tan cuestionado, es como un fondo estímulo, un préstamo estímulo que se da a los trabajadores, que lo devuelven en 11 cuotas con intereses" aseguró Coria.

La dirigente negó la relación de Arévalo entre los aportes y subsidios al sindicato con el desfinanciamiento del organismo y devolvió acusaciones señalando que lo único logrado por el Arévalo en un año y medio que lleva de gestión, fue "mejorar los aranceles y los honorarios de los prestadores de la salud, por que él mismo es un representante del sector". Coria anotó que el médico no hizo nada para eliminar el plus ético, ni para solucionar el abastecimiento de la farmacia social. "No se ocupó de trabajar en función del afiliado. Estuvo trabajando para mejorar los honorarios al sector que representa que es el de los prestadores", acusó.

"Tendría que dedicarse a trabajar. Habría que preguntarle para quién trabaja ella y a qué se dedica, porque este organismo necesita de mucha gente que por ahí, no trabaja y hay que comenzar por casa y ver qué actividad desarrolla Zulema Coria" replicó Arévalo.

Comentá la nota