Tensión entre Perú y Chile por el presunto espionaje

La presidenta trasandina cruzó a su par peruano por la falta de prudencia ante la denuncia de espionaje chileno por parte de un suboficial limeño.
La polémica por el supuesto espionaje chileno en asuntos de defensa y territoriales de Perú se extendió entre los presidentes de ambos países. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, mantuvo un encuentro privado con su par peruano, Alan García, donde le reprochó la actitud tomada por Lima ante el presunto conflicto internacional.

El encuentro de los presidentes era una de las citas más importantes en el marco de la cumbre APEC en Singapur, informó el diario chileno El Mercurio. Se produjo la mañana del sábado, cuando García ya había cancelado una reunión agendada con la chilena en señal de molestia por la investigación judicial que acusa de espionaje en favor de Chile al suboficial de aviación limeño Víctor Ariza.

La reacción de García ante el asunto fue la de solicitar al embajador en Santiago, Carlos Pareja, la expresión diplomática más dura contra Chile. En ese contexto, Bachelet se acercó a García para hacerle saber su malestar.

Según trascendió en la delegación chilena, la mandataria adoptó un tono directo para rechazar de plano cualquier vinculación de su país con la denuncia de espionaje. Y a continuación, le reprochó que haya levantado la polémica en el marco de un foro multilateral, agregando que no era primera vez que Perú actuaba así.

Fuentes chilenas recordaron que en agosto, días antes de una cita de Unasur en Bariloche, García denunció un "pacto bajo la mesa" entre Bolivia y Chile por el tema marítimo y anunció que pediría que dicho acuerdo fuera revelado en la cumbre. Además, el reclamo peruano se produjo luego de conocerse que EE.UU. autorizó vender a Chile misiles y radares por un máximo de US$ 665 millones.

La postura chilena fue reforzada por la vocera Carolina Tohá. "Queremos ser muy claros: Chile no espía", señaló. Además, calificó como "precipitada" la reacción del gobierno peruano, pues -afirmó- "no tiene como fundamento una investigación que sea válida".

LIMA INSISTE. Por su parte, el canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, tomó la posta en Lima y dobló la apuesta, al recordar que Chile ya espió a Perú en el pasado, y remarcó que la denuncia de un nuevo caso de este tipo ha "indignado" al presidente Alan García.

García Belaúnde declaró al diario limeño El Comercio que en 1978 se descubrió que el suboficial de la Fuerza Aérea Peruana (FAP), Julio Vargas Garayar, había sido captado como espía por la embajada chilena en Lima. Vargas Garayar fue fusilado al año siguiente en cumplimiento de las leyes peruanas de la época y se declaró persona no grata al embajador chileno Francisco Bulnes Sanfuentes.

Al respecto, García Belaúnde remarcó: "Hubo un caso en el año 1978. Pero de eso ya hace 30 años. Así que si este caso se prueba no sería la primera vez". "Las relaciones con Chile están pasando evidentemente por momentos delicados, eso no lo podemos negar. Evidentemente el espionaje entre países es un tema fuerte. Un país que espía a otro comete un acto gravemente ofensivo", enfatizó.

Comentá la nota