Tensión entre Morón y Nación por reparto de planes sociales

La relación entre Morón y el gobierno nacional atravesó uno de sus peores momentos la semana pasada, cuando el intendente Lucas Ghi decidió suspender la aplicación del plan Argentina Trabaja.
«Nos da bronca que pasen estas cosas porque le dan de comer a la derecha», explicó una calificada fuente del Ejecutivo comunal a El diario al detallar el manejo del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación sobre estos planes sociales en el distrito.

La medida había sido anunciada a mediados del año pasado por la presidenta Cristina Fernández y en un principio se pensó que era una especie de castigo para los intendentes, después de la derrota del 28 de junio, porque los beneficiarios serían directamente designados por el Ejecutivo nacional a través del ministerio comandado por la cuñada de la presidenta: Alicia Kirchner.

La idea, elaborada por Emilio Pérsico, titular del Movimiento Evita, era consensuar las listas enviadas desde los municipios y negociar espacios entre los movimientos sociales oficialistas y opositores.

De los 100 mil planes anunciados, a Morón le correspondió un cupo de 900. A diferencia de lo ocurrido en otros distritos, no hubo quejas de las diferentes organizaciones piqueteras en cuanto al reparto de estos planes. El Ejecutivo, por entonces en manos de Martín Sabbatella, había decidido que la Oficina de Empleo –que tiene más de 15 mil desocupados inscriptos– designara a los beneficiarios que conformarían las 15 cooperativas de trabajo de acuerdo a criterios de vulnerabilidad social.

Se los dividió en partes iguales a hombres y mujeres, y se priorizó a las personas de hasta 30 años y más de 50; también fueron considerados aquellas mujeres en situación de violencia doméstica, pacientes externados de neuropsiquiátricos y jóvenes con libertad asistida.

El enojo de Ghi

«Desde el ministerio se hizo algo muy berreta», resumieron desde la comuna. Sin previo aviso ni razones aparentes, se bajaron 253 ins-criptos y aparecieron unos 200 beneficiarios nuevos que no formaban parte de ninguna cooperativa y no tenían tareas asignadas. Esto, sumado a que los fondos para solventar el primer semestre del plan no se habían depositado y que el 12 de enero sólo se había registrado el pago de la mitad de los sueldos (600 pesos de los 1200), terminó por exasperar a Ghi, quien suspendió la capacitación durante el 19 y 20 de este mes.

La fuente consultada prefiere no echar más leña al fuego y reconoce «el error administrativo» y achacó una «mano negra» de las terceras y cuartas líneas del ministerio. Es que rápidamente los colaboradores de Alicia K pusieron paños fríos al conflicto y el lunes pasado se depositó el pago de 6 millones de pesos –que debió hacerse a fines de 2009– para solventar seguros, materiales, herramientas y ropa de trabajo.

Para determinar qué pasó o acaso para sellar «el olvido» y combinar futuras acciones conjuntas, la semana que viene se reunirán Ghi y la ministra.

¿Más planes para Morón?

Por su parte, el Movimiento Evita (ME) continuará reclutando posibles beneficiarios hasta el sábado, según señaló la concejal del Frente para la Victoria Cristina Rodríguez, coordinadora regional del plan Argentina Trabaja, «ya que desde el Municipio no se contemplaron a las organizaciones sociales».

Rodríguez informó a El diario que tienen registrados 236 efectores del Frente Transversal y del ME, además de otros 700 pertenecientes a partidos de la oposición. «Nuestro trabajo va en paralelo, pretendemos realizar mantenimiento de escuelas, tareas en el Instituto de Haedo, trabajos viales, queremos firmar convenios con cada institución», aseguró la edil, quien argumentó que nada tuvieron que ver con el enroque de beneficiarios que se dio en Nación.

En total, Rodríguez prevé que el Ministerio acepte (luego de un filtro del INAES) la conformación de 8 cooperativas de 60 personas cada una, más allá de las municipales. Además, la dirigente vaticinó que este año la cantidad de beneficiarios a nivel nacional podría ampliarse al medio millón de personas.

Comentá la nota