Más tensión entre Honduras y la Argentina

Hoy vence el plazo establecido por Micheletti para que los diplomáticos argentinos dejen el país; el Gobierno ignorará el ultimátum
La ya complicada relación entre el gobierno de facto de Honduras y la administración de Cristina Kirchner entra hoy en una nueva etapa de turbulencia.

Ambos países están a las puertas de un episodio de fuerte tensión: el gobierno de Roberto Micheletti hizo saber que hoy vence el plazo de 72 horas dispuesto para que el cuerpo diplomático argentino abandone Honduras, mientras que la Argentina advierte que no acatará la orden ya que sólo reconoce a las autoridades democráticamente elegidas.

Altas fuentes del gobierno argentino dijeron anoche a La Nacion que, por instrucción expresa del canciller Jorge Taiana, los funcionarios argentinos permanecerán en Tegucigalpa.

A los ojos de la Casa Rosada, el argumento es sencillo: desde la óptica oficial, el único que puede cesar en funciones al cuerpo diplomático es el gobierno de Manuel Zelaya, pues es esa la única instancia que la Argentina acredita como autoridad soberana. La embajada argentina en Honduras está bajo el mando del encargado de negocios, Alejandro José Amura, que permanecerá en el país a pedido del Palacio San Martín.

Apenas producido el golpe que derrocó a Zelaya el 28 de junio pasado, la Argentina tomó una posición crítica respecto de Micheletti. La presidenta Cristina Kirchner incluso formó parte de la comitiva que pretendía viajar a Tegucigalpa para restituir a Zelaya, pero que no logró su cometido.

En los últimos días, el gobierno de facto de Honduras parece haber endurecido su postura frente a la Argentina: la vicecanciller de Micheletti, Martha Lorena Alvarado, reiteró ayer que hoy vence el plazo impuesto para que los diplomáticos abandonen Tegucigalpa.

Alvarado dijo que "es lamentable" que se produzca una "ruptura" de relaciones con la Argentina. Para la administración de facto, la decisión de expulsar al cuerpo diplomático argentino en el plazo de 72 horas es una respuesta a la decisión de la Argentina de suspender en sus funciones a la embajadora hondureña en Buenos Aires, Carmen Ortez Williams.

"La iniciativa nace de la Argentina. Fue la Argentina quien solicitó que nuestra embajadora se fuera del país, y se le avisó con un mínimo de 72 horas", dijo Alvarado.

En rigor, la Argentina nunca puso plazo a la salida de Ortez Williams, medida dispuesta por pedido expreso de Zelaya al canciller Taiana.

La Nacion tuvo acceso a la nota de cese de las cartas credenciales, enviada por la Cancillería a la embajadora hondureña, y en ella no se indica plazo alguno para que la diplomática deje el país.

La carta está fechada el 7 de este mes y afirma: "En virtud de la comunicación 041-DSM de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras, suscripta por la canciller Patricia Isabel Rodas Baca, la señora Carmen Ortez Williams cesó en sus funciones como embajadora en la Argentina". Fuentes oficiales precisaron que la única funcionaria mencionada era Ortez Williams. El texto oficial no menciona otros casos.

La interpretación de la decisión argentina fue diferente en el gobierno de facto hondureño. "Cuando ella [por Ortez Williams] solicitó sus derechos diplomáticos, le fueron negados", sostuvo Alvarado, y agregó que "se la trató como una simple turista, como una simple ciudadana, rompiendo todo compromiso que tiene el Pacto de Viena". El Tratado de Viena es la norma que regula las relaciones internacionales y que garantiza el principio de inmunidad a los miembros del cuerpo diplomático extranjero, acreditados ante un Estado.

"En reciprocidad, le hemos pedido a la embajada de la Argentina que deje el país en los mismos términos que fue solicitado el desalojo de nuestra gente. Nosotros hemos acatado el deseo de la Argentina de salir de Buenos Aires y confiamos en que el embajador argentino haga lo mismo", completó la funcionaria de Micheletti.

Embajada cerrada

El gobierno argentino refutaba anoche ese argumento. "Contrariamente a lo que dice un gobierno al que no reconocemos, la Argentina dio cumplimiento al Pacto de Viena al acatar la decisión del presidente constitucional de Honduras de cesar en funciones a su embajadora en Buenos Aires", dijo una alta fuente oficial.

El gobierno de facto no dio precisiones de cómo procederían en caso de incumplimiento del pedido para que los diplomáticos argentinos abandonen Honduras.

"No pueden ingresar con la fuerza pública a la embajada argentina", dijo anoche a La Nacion una alta fuente oficial. "No pueden hacer nada. La verdad: están montando una operación política", agregó la fuente, abocada al seguimiento del conflicto.

La embajada de Honduras en Buenos Aires dijo ayer a La Nacion que Ortez Williams dejó el país días atrás. Blanca Alvarez, agregada de la embajada, afirmó que la diplomática ya se fue del país y que la sede diplomática está cerrada.

Otros conflictos de la Argentina

2003

Con Cuba

* La presión de la familia argentina de la disidente Hilda Molina para que Cuba la dejara viajar a la Argentina generó tensión entre ambos países. Finalmente, en junio La Habana autorizó a Molina a viajar.

2004

Con Uruguay

* Tras el anuncio de la instalación de la pastera Botnia en la margen oriental del río Uruguay, el Gobierno hizo una presentación ante La Haya por considerar que Montevideo había violado un tratado. El tribunal aún no se expidió.

2007

Con Estados Unidos

* Apenas asumió la presidencia, Cristina Kirchner mantuvo un fuerte entredicho diplomático con Washington por el caso de la valija de Guido Antonini Wilson.

2008

Con España

* La estatización de Aerolíneas Argentinas, controlada por el grupo español Marsans, abrió un conflicto con Madrid. La Presidenta lo solucionó en un viaje a España en febrero.

Comentá la nota