Tensión entre camioneros y productores

Tensión entre camioneros y productores
Frente a los bloqueos del agro, los transportistas impulsan contrapiquetes; en Córdoba trabaron el acceso a los acopios de granos
La segunda jornada de paro del campo se caracterizó por las fricciones protagonizadas entre los transportistas y los productores por el control del paso en las rutas, que estuvo trabado en varios puntos de las principales rutas del país.

Uno de los efectos del alto acatamiento del paro se observó en el mercado de hacienda de Liniers: al cierre de esta edición, sólo habían ingresado 190 animales, frente a la oferta habitual para un lunes de entre 3000 y 4000 animales.

La máxima tensión de la jornada se vivió en la localidad cordobesa de Leones, donde un grupo de camioneros bloqueó los accesos a la ciudad para impedir el traslado de la cosecha de chacra a las plantas de acopio.

Los camioneros, que tendrían el apoyo del intendente kirchnerista Fabián Francioni, argumentaron que si ellos no podían transportar cargas a puerto, tampoco debían hacerlo los productores que estaban trillando a los depósitos de almacenamiento. "Hasta que la Comisión de Enlace no levante el paro, no pasa nadie", fue la consigna del contrapiquete.

El agro denunció episodios similares en Armstrong, Venado Tuerto, la ruta 89 de Chaco y Paraná, donde los controles de carga crisparon los ánimos de los transportistas.

En Entre Ríos, el titular del Sindicato de Camioneros y aliado de Hugo Moyano, Antonio Alizegui, no descartó un enfrentamiento entre las partes. "En cualquier momento, pasa a ser un estado beligerante. Estamos realmente cansados y creemos que hay un encono especial contra camioneros", dijo el dirigente.

"No podemos garantizar que alguno no se extralimite ante la injusticia que están haciendo, dejando a los compañeros en la ruta sin agua y sin comida", agregó el gremialista, que destacó que "el corte es un atropello contra toda la sociedad".

Gendarmería

Estos episodios y la denuncia del ruralista Alfredo De Angeli de que la Gendarmería estaba liberando las zonas donde había piquetes encendieron la alarma entre los dirigentes de la Comisión de Enlace, que temen que se produzca un hecho de violencia en alguna de las concentraciones de productores. "Vamos a intentar prevenir incidentes y levantar protestas en caso de ser necesario, como hicimos en 2008 en Gualeguaychú. Pero no me extrañaría que se montara algún incidente o nos plantaran algún herido. No sería raro de un gobierno que no tiene código", dijo el presidente de la Rural, Hugo Luis Biolcati.

A pesar de los incidentes con los camioneros, los productores insisten en los cortes intermitentes y los controles de carga, y muchos grupos amenazan con cortes totales esta semana en Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires, La Pampa y Chaco .

"Los cortes son intermitentes y se deja pasar a los automovilistas, pero mañana [por hoy] nos reuniremos para preparar un corte total de 48 horas, para el miércoles y jueves próximo", dijo Julio Bucciarelli, productor rural de la localidad bonaerense de Olavarría, que ayer participó de la protesta en la ruta.

Por otro lado, en Chaco, a pesar de la orden judicial que ayer ordenó a los productores liberar las rutas, los chacareros de las localidades de Gancedo y Gato Colorado se negaron a levantar la protesta y afirmaron que permanecerán en los caminos.

Si bien el paro no tuvo fuerte repercusión en las rutas, sí tuvo alto acatamiento en la comercialización. De acuerdo con el ruralismo, el mayor efecto se sentirá en el comercio de granos. "Por el paro, probablemente caiga la liquidación de divisas que genera la exportación, con lo cual la caja del Estado va a perder", explicó el director de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Alfredo Rodes.

En este contexto, "las más afectadas serán las plantas procesadoras de soja, para las que parar por una semana y volver a arrancar les representa un costo económico y energético muy alto", dijo Martín Fraguío, director de la Asociación Maíz Argentino (Maizar). "Otros que van a sentir la pérdida son los productores de cerdos y pollo, que necesitan maíz todos los días y no siempre tienen reservas suficientes como para toda la semana. Van a tener que salir a comprar maíz muy caro, si es que lo pueden pasar a través de los piquetes", agregó Fraguío.

A pesar de esto, según los ruralistas, el paro no debería afectar el abastecimiento. "Los lácteos y las frutas pueden pasar los bloqueos, y los frigoríficos tienen stock, así que no deberían subir los precios en las góndolas", dijo el economista de la Rural, Ernesto Ambrosetti.

Comentá la nota