Tensa presentación de Redrado

Tensa presentación de Redrado
Dijo que aún se siente presidente del Banco Central, criticó al Gobierno y chocó con el representante kirchnerista
"Todavía me siento presidente del Banco Central." Con firmeza, Martín Redrado se reivindicó ayer como el conductor de la entidad monetaria, a pesar de que el Gobierno lo considera suspendido en el cargo, durante las más de cuatro horas que expuso ante la comisión especial parlamentaria que debe aconsejar al Poder Ejecutivo sobre su conducta al frente de la entidad monetaria.

La reunión, que tuvo momentos de tensión política, pasó a un cuarto intermedio para hoy, a las 11, cuando Redrado volverá al Senado y continuará con la enfática defensa de su gestión y de su negativa a ceder reservas de libre disponibilidad para el pago de deuda pública, razón por la cual la presidenta Cristina Kirchner decidió removerlo del cargo. Eso provocó la crisis que lo mantiene enfrentado con el Gobierno desde hace 20 días.

Según pudo saber LA NACION, la presencia de Redrado ante los tres miembros de la comisión especial tuvo momentos de alto nivel técnico relacionados con la procedencia del uso de reservas del Central para el pago de la deuda.

Pero también se vivieron momentos detensión con el único representante oficialista de la bicameral, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, Gustavo Marconato (Santa Fe).

"Para mí esto está decidido: usted ya no es presidente del Central", lo cruzó el diputado, quien ya tendría redactado su consejo en el que avalaría la destitución de Redrado. El vicepresidente Julio César Cobos y el diputado y presidente de la Comisión de Finanzas, Alfonso Prat-Gay (Coalición Cívica), los otros dos miembros de la comisión especial, miraron la escena sin intervenir.

Departamento jurídico

Antes de Redrado, por la mañana, la comisión escuchó los testimonios de Marcos Moiseeff y de María del Carmen Urquiza, miembros del departamento jurídico del BCRA, quienes firmaron sendos dictámenes legales contradictorios.

El primero le aconsejó a Redrado cumplir con la orden del Poder Ejecutivo, por considerar que el presidente del BCRA responde a las directivas de la Casa Rosada. Por su parte, la abogada le recomendó esperar el aval del Congreso, ya que el arreglo de la deuda es facultad del Parlamento. Lo mismo hizo Redrado a lo largo de su exposición y en sus respuestas a las preguntas que le fueron formuladas en las cuatro horas que duró se presencia en el Senado.

En ese sentido, fuentes parlamentarias dijeron que el economista expresó que desobedeció el DNU 2010/09 a partir de estudios técnicos que lo alertaron de la inconveniencia de disminuir el volumen de reservas en momentos en que el país aún no ha salido del cono de sombras de la recesión global que estalló en 2008.

Además, reivindicó el plan monetario 2010 que entregó al Senado en diciembre pasado, en el que sostuvo que la Argentina debía reinsertarse en el mercado de capitales para acceder así a crédito más barato, pero advirtiendo que para hacerlo no debían tomarse atajos que pongan en riesgo la estabilidad monetaria y provocar un mayor riesgo inflacionario. Al respecto, Redrado aseguró que el Fondo del Bicentenario era para él un atajo del Poder Ejecutivo.

Para fundamentar su posición, el presidente del BCRA dejó en poder de los miembros de la comisión cuatro voluminosas carpetas de unos 500 folios cada una con información detallada sobre el estado de las reservas y la situación fiscal de la Argentina. Más allá de las preguntas técnicas sobre la situación financiera del BCRA, los miembros de la comisión le pidieron que explicara la nota que había enviado anteayer, en la que puso como condición para asistir a la reunión la derogación del DNU 18/10, por el cual Cristina Kirchner pretendió desplazarlo del cargo.

Fue entonces cuando Redrado dijo que lo hizo porque todavía se sentía titular de la entidad monetaria, a pesar de que el Gobierno sostiene que el fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo suspendió los efectos de la medida cautelar que interpuso ante la decisión presidencial.

"No hice más que cumplir con la carta orgánica del Banco Central, un acto republicano que no es importante en término de las personas involucradas, sino de las instituciones", argumentó. Y, en clara alusión al Gobierno, añadió: "Espero que nunca más las reservas del Central ni las instituciones sean avasalladas".

OYARBIDE HABILITO LA FERIA JUDICIAL

* El juez Norberto Oyarbide habilitó ayer la feria judicial para la denuncia del Gobierno contra el titular del Banco Central, Martín Redrado, por su amenaza de revelar "los amigos del poder" que compraron dólares. El procurador Esteban Righi instruyó anteayer que se averiguara si Redrado "conoció delitos cambiarios".

Comentá la nota