"Tenía una placa complicada pero fue removida en su totalidad"

El cirujano que operó a Néstor Kirchner, Víctor Caramutti, aseguró que el ex presidente "tenía una placa complicada" que debió ser removida, pero remarcó que en pocos días podrá volver a desarrollar "una vida normal".
"Fue una operación de la carotida de rutina en el sentido de que se pudo realizar todo lo previsto. Tenía una placa complicada que motivó la necesidad de una intervención quirúrgica", señaló el médico.

Caramutti, especialista en cirugía cardiovascular y torácica del Sanatorio de los Arcos, confirmó que Kirchner presentó hoy "trastornos en la movilidad del miembro superior izquierdo", por lo que "rápidamente llegó la atención médica, el diagnóstico y se decidió la intervención".

El cirujano narró que a las 16:00 fue contactado por el subdirector de la Unidad Médica Presidencial, Marcelo Ballesteros, y que de inmediato dispuso un equipo de seis personas para practicar la operación.

Precisó que el ex mandatario, a quien conoció este domingo, "despertó bien y está en perfectas condiciones", pero aclaró que deberá aguardar "48 horas en terapia intensiva".

"Hay que quitarle dramatismo a la situación. Una vez que se saca esa placa el paciente está en perfectas condiciones. Fue una placa que se removió completamente y quedó todo muy satisfactorio", amplió.

Explicó que esa operación consiste "en la limpieza con una espátula, lo cual es muy delicado y requiere precisión".

Caramutti señaló que cuando concluyó la operación Kirchner estaba "totalmente lúcido y se mostró muy agradecido".

El médico contó que trabajó durante 30 años con el desaparecido cirujano René Favaloro y que tuvo otros pacientes "tanto o más importantes que Néstor Kirchner", aunque sostuvo que todos los que se someten a atención médica "son importantes".

Puntualizó que entre sus pacientes estuvieron el pentacampeón mundial de Fórmula Uno, Juan Manuel Fangio y el ex almirante Isaac Rojas.

Comentá la nota