"Si me tengo que quejar me quejo antes".

SAN LORENZO: Autocrítico, Aguirre desmintió haberle ladrado al DT por jugar de 4 y dijo que volvería a ocupar ese puesto.
Apenas soltó a Figueroa se mordió los labios, abrió bien grande los ojos, bufó leve. Y se fue solito, corriendo, sin aguardar la segunda tarjeta amarilla y la consecuente roja alzadas por Furchi en apenas 120 segundos y por jugadas clonadas. Gastón Aguirre cruzó el campo de juego a puro insulto, subiendo el volumen a medida que iba acercándose a la línea de cal. Y mezclado entre tanta mala palabra, algunos medios dijeron que se oyó un "¿para qué carajo me puso de 4?". Algo que el propio Tongas le desmintió a Olé: "Nunca dije eso. Me puteé a mí mismo. Además, si me tengo que quejar me quejo antes. Si veo que no me convence ocupar esa posición, lo hablo con el entrenador previo al partido, le digo que no quiero jugar ahí y listo, pero no durante o después", explicó el defensor, quien agregó que "no fue algo improvisado. Si ocupé el lateral derecho fue porque lo habíamos practicado durante la semana, o en otras ocasiones. La culpa, repito, fue toda mía y de nadie más, no puedo responsabilizar a otra persona por esto".

Sin reproches para Miguel Angel Russo, Aguirre aclaró que, de hecho, "volvería a jugar de 4". Y, pese a que reconoció que alguna vez se negó a jugar de 3 bajo la dirección técnica del Tolo Gallego en Newell's, aquella vez se debió a otro contexto: "No me sentía bien, venía de una lesión. Pero ahora estoy entero, no tengo por qué negarme, de hecho no quiero hacerlo, no jugué sólo por el hecho de estar entre los 11 titulares".

-De lo que sí te arrepentís es de la expulsión, ¿no?

-Y sí. Para colmo, fue doble bronca, porque estaba volviendo de cumplir la suspensión de una fecha por haber sido expulsado contra Boca, en el triangular final del campeonato pasado. Un garrón. Igual, ojo, la primera amarilla estuvo bien, pero la segunda no sé, porque yo, antes de agarrar al jugador de Godoy Cruz, me acordé de que estaba amonestado, entonces saqué la mano. Pero el rival la hizo bien, se tiró, y pasó lo que pasó. De todas maneras, reconozco que estuve mal, no tomé buenas decisiones. Estoy mal porque dejé al equipo con diez jugadores durante más de un tiempo.

-¿Creés que hubiese sido otra la historia? Pareció, por cómo se dio el partido, que Godoy Cruz hubiera ganado hasta estando 11 contra 11...

-Puede ser, porque la verdad es que nos superaron claramente. Jugaron muy bien, no recuerdo a uno de ellos que lo haya hecho mal. Fue una real muestra de lo parejo que es el fútbol argentino, que no es mentira cuando se dice que cualquiera le puede ganar a cualquiera. Pero qué se yo, hubiese sido uno más en cancha, algo iba a hacer, parado como una planta no me iba a quedar, podría haber dado una mano, más allá del resultado.

-Van a tener que retomar la imagen de las primeras fechas si quieren ganar en Perú, el jueves, por la Libertadores, contra Universitario, otro equipo "inferior" al menos en los papeles.

-Sí, tenemos que volver a mostrar lo que somos capaces de hacer. Lo bueno del fútbol es que hay rápida revancha. Igual, lo primordial es traernos un buen resultado. Si después jugamos bien, mejor.

Comentá la nota