"Se la tengo que poner difícil al técnico".

SAN LORENZO / DIEGO RIVERO: El Burrito está de vuelta y se marcó una meta para este año: "Que Miguel se rompa la cabeza para elegir".
Aunque no se pudo ver metiste el primer gol de San Lorenzo en el año (1-1 vs. San Martín de Tucumán)?

-Sí, eso me decían los chicos. Pero lo que me puso contento fue haber podido hacer fútbol después de la lesión, más allá de que la rodilla todavía no la siento tan segura.

-¿Por qué, qué te falta?

-Tengo que sacarme el miedo de trabar, dejar de pensar en que me puede volver a pasar.

Diego Rivero se jugó la rodilla derecha por San Lorenzo. Por evitar un gol de Huracán el 2 de diciembre. Del 0-2 al 4-1 y la posibilidad del triangular final. Pero sin el soldado heroico... "Me hubiera gustado estar", dice el Burrito resignado. Encima, Russo probó con Barrientos en su lugar y el equipo volvió a sus buenas épocas. "Y... sí... Me tocaba estar a mí", bromea. Y enseguida apunta la meta: "Ahora yo se la tengo que poner difícil al técnico, que se rompa la cabeza para elegir".

-¿Cómo viviste el desenlace del triangular desde afuera? Aparte del sufrimiento lógico.

-Y, con mucha ansiedad. Y después de los resultados, con mucha tristeza. Pero tenemos que levantar la cabeza. La peleamos hasta el final, son 20 equipos y llegamos dentro de los tres que pelearon ahí. No pudimos lograr la estrellita, pero no lo creo como un fracaso. San Lorenzo está ahí arriba hace varios años. Y vamos a jugar la segunda Copa seguida.

-¿La Copa se antepone al torneo?

-Tenemos plantel para pelear las dos cosas. Lo importante sería ir partido tras partido. Después, con el tema de los viajes, se va a ir rotando, creo. El año pasado estábamos peleando las dos cosas y de repente nos quedamos sin nada. Pero siempre fuimos por las dos. Hay que volver a intentarlo. Todos sabemos lo que representa la Libertadores para este club.

-¿Cómo ves el grupo?

-Difícil, más que nada por los viajes largos (México con el San Luis, Perú con Universitario y Paraguay con Libertad). Aunque para clasificar hay que hacerse fuerte de local.

-¿Cómo te metiste tan adentro del hincha?

-Al principio fue extraño. Apenas llegué no nos tocó hacer un buen torneo pero la gente se encariñó conmigo desde el primer día. Supongo que habrá sido por el sacrificio y la forma de jugar. Por ahí se enojan por una amarilla o por una expulsión tonta, que es algo que he mejorado, pero ellos saben que dentro de la cancha Rivero puede jugar mal, o dar un pase mal, pero nunca va a dejar de correr. Y siempre va a hacer como si fuera la última pelota y siempre va a tratar de ganar.

-¿Te sentís como una rueda de auxilio? No por ser el suplente, sino por ser el complemento al talento y al buen pie que pueden aportar los jugadores que te rodean.

-Dentro de la cancha yo sé qué función tengo que cumplir. En algún momento fue jugar por el costado y los centros. Y en otro, correr en el medio y recuperar. Mi juego es pelear las pelotas. No sé si rueda de auxilio... Pero sé que debo contagiar a mis compañeros y pelearla como lo hace Gonzalo (Bergessio). Lo ves a él correr para todos lados y te llena, te contagia, como creo que a veces lo hago yo también.

-¿Y Rivero puede jugar lindo también?

-Yo trato de jugar lindo, no molestar mucho y hacer uno o dos toques...

-¿Qué jugador te sorprende de tus compañeros?

-Disfrutás mucho de todos, pero el que ha demostrado mucho crecimiento y personalidad ha sido Barrientos. El Pitu tiene un talento especial, a mí me llena. Verlo correr, jugar, cómo elude... Es impresionante.

-¿Pesa una pretemporada sin victorias?

-No. A todo el mundo le gustaría jugar bien, ganar y hacer goles. Y siempre la excusa es que estás duro. Pero yo creo que hay que ir de a poquito. No hay que volverse loco. Nosotros estamos tranquilos, preparándonos para llegar bien al partido con Tigre.

-Arrancan justo contra un equipo que definieron el torneo. ¿Te fijás cómo se prepara el rival?

-Me fijo más que nada en qué nos está faltando a nosotros, qué podemos mejorar... Después, del rival, Miguel el día anterior nos dice pequeños cuidados que debemos tomar, pero personalmente no me fijo cómo juega o quién juega o qué sistema usa.

-¿Y qué les falta para llegar bien?

-Nos está faltando un poco más de tenencia de balón, hacer pases más seguidos, provocar la jugada...

-¿Te va a costar ser titular en este equipo?

-Creo que a todos nos va a costar. Somos muchos y el técnico decide. Lo importante es no bajonearse si no te toca estar. Seguir entrenando igual y saber que hay que estar preparado, porque son dos torneos importantes y va a haber muchos partidos seguidos. Y nunca se sabe lo que puede pasar. Hay que entrenar y estar bien de la cabeza como para estar listo para jugar.

Comentá la nota