"Tengo miedo de que el gobierno aplique la política de tierra arrasada".

Cuando todo hacía suponer que finalizaba anoche una jornada sin demasiadas alternativas de importancia en la rotonda de 226 y 65, una visita inesperada transformó al cruce de rutas boliva-rense en el escenario de fuertes declaraciones políticas.
El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) e integrante de la Comisión de Enlace, Mario Llambías, llegó a conversar con los autoconvocados locales que cumplían allí su rutina diaria de control de cargas.

Llambías se hizo presente en la rotonda pasadas las 21 horas y se quedó dialogando con los productores hasta las 22.15, cuando emprendió viaje hacia otros destinos como parte de una recorrida por diferentes piquetes emplazados en las rutas.

La Mañana gozó de un raro privilegio periodístico, cual fue el de efectuar una suerte de entrevista pública, seguida muy atentamente por el centenar de personas que, en absoluto silencio, esperaban las definiciones del dirigente confederado.

Minutos antes del arribo de Mario Llambías a la rotonda bolivarense, lo habían hecho dirigentes autoconvo-cados provenientes de Azul encabezados por la com-bativa Cristina Boubé, una vanguardia de la esperada llegada de Juan Carlos Alderete, integrante de la Corriente Clasista y Com-bativa (C.C.C.) que apoya al movimiento del campo desde que se desató el conflicto con el gobierno en marzo del año pasado.

MARIO LLAMBIAS

RECLAMA ESTRATEGIA

En diálogo con este medio, Llambías aseguró que es un momento de marcada preocupación por la serie de provocaciones que vienen sucediéndose desde los más altos niveles del gobierno nacional. Entiende que es preciso no entrar en ese juego de provocaciones llamadas a afectar la paz social y, en ese sentido, enfatizó la necesidad de manifestarse en forma pacífica y estratégica, sin afectar derechos de terceros.

"Tenemos al menos dos trabajos, dijo Llambías. Uno es que el productor en general nos entienda, cosa que estamos consiguiendo y en segundo lugar no chocar con la opinión pública". Cree el dirigente agropecuario que es un error propiciar cortes de rutas, "porque la gente está saturada de este conflicto" y en cambio es muy bueno para el movimiento "aprovechar el efecto sorpresa. Para ello debemos estar muy unidos y realizar acciones en común".

Consultado sobre la suerte que pueda tener en la Cámara de Diputados de la Nación el proyecto de la oposición que plantea reformas favorables al sector del campo, el presidente de CRA opinó que "estamos muy cerca de conseguir el quórum necesario y eso vuelve loco al gobierno. Lo importante sería que en la próxima convocatoria no bajemos de 107 legisladores y si conseguimos 120 mejor", insistiendo en la fortaleza que significa la movilización de productores hacia el Congreso Nacional. "Ellos (por el gobierno) reaccionan desesperadamente frente a este tipo de cosas y esa es la razón del último decreto presidencial que estableció la coparticipación de las retenciones. Fue una medida de reacción a lo que sucedió en el Congreso esa mañana", aseguró.

En otro orden, interpretó que la pelea entre campo y gobierno incluye "varios tipos de factores. Los de orden técnico serían los más fáciles de resolver, si no estuviesen también teñidos de mucha ideología y fundamentalmente de revan-chismo. Tenemos que tener claro que el verdadero problema se llama Néstor Kirchner y es impensable sospechar que mientras Kirchner y Cristina estén en el poder nos concedan ninguna medida económica favorable al sector".

Ya subido sobre la caja de una camioneta que obró de palco, Llambías se permitió contarles a los productores algunas intimidades de las reuniones que se han sucedido entre los ministros nacionales y la Mesa de Enlace. "En realidad sólo quieren desgastarnos. De los tres, el único que sabe del tema es Cheppi, los otros dos están para hacernos el discurso político. El día que estuvo la Presidenta, se limitó a pedirnos esfuerzos, aduciendo que hay otros sectores que están peor, narró Llambías, y pidió que calmáramos a ´algunos loquitos que tienen desparramados por ahí´. Yo le contesté: es cierto pero usted también tiene a algunos y muy cerca".

En lo que constituye uno de los párrafos de contenido político más jugoso, dijo el integrante de la Comisión de Enlace tenerle miedo a la política de "tierra arrasada". "Me parece que esta gente (en alusión al gobierno nacional) es capaz de todo con tal de conseguir lo que buscan, incluso de dejar el gobierno en manos del vicepresidente. En ese caso, le harían la vida imposible con los Moyano, los Delía, con la intención de ganar nuevamente las elecciones más adelante. A partir de ahí, Argentina sería Venezuela, ni más ni menos".

Llambías contestó las preguntas de los productores, mayoritariamente centradas en los inconvenientes y trabas que encuentran para hacer su trabajo con márgenes de rentabilidad y terminó su alocución haciendo votos por una salida democrática del enfrentamiento. "No hay otra salida más que ganarle en las urnas, por eso no alentamos de ninguna manera una ruptura institucional", finalizó.

SIMON EN LA ROTONDA

El intendente Juan Carlos Simón estuvo en la rotonda y participó de la asamblea. A su término, y ante una pregunta de este periodista en relación a qué hará el municipio a su cargo frente al porcentual de coparticipación que le corresponda por las retenciones, aseguró que es un tema que se está consensuando entre los intendentes radicales "pero creo que no podremos rechazarla. Es un dinero que estará a nuestra disposición y que le corresponde a la totalidad de la población, a los que están de acuerdo con el reclamo del campo y a los que no. Rechazarla sería ponernos en riesgo de ser denunciados por incumplimiento de los deberes de funcionario público", aseveró.

"Creo que el problema del campo se resuelve únicamente por la vía política y los autoconvocados van a tener que decidirse por participar en política. En el partido que ellos quieran, pero participar", dijo el intendente, quien reconoció que la UCR local tiene sus puertas abiertas a la llegada de hombres y mujeres del campo.

Finalmente aseguró que la toma de partido a favor de los reclamos del campo, al Municipio local le va a traer inconvenientes. "La propia ministra Débora Giorgi me dijo en persona que sufriremos las consecuencias de haberle cortado el aeródromo al gobernador Scioli".

Comentá la nota