"Tengo más goles para las finales"

Ante Colón, Figueroa marcó dos tantos y se ganó la primera ovación del público de Boca; ahora es una pieza importante del equipo para el desempate
Se crió en la zona sur de la ciudad de Rosario. Mamá Silvia no tenía método para limitarle las horas que el pequeño e inquieto Luciano se pasaba junto con sus amigos del barrio, jugando al fútbol sobre el pavimento de las calles sin salida. "No había forma de que agarrara un libro", recordó papá Jorge, hoy también su representante. "Repetí varias veces primer año y me di cuenta de que el estudio no era lo que me gustaba. Y mis viejos se resignaron...", añadió Figueroa, el atacante de Boca, también todo un símbolo de Central, pese a que sus primeros pasos deportivos fueron en... Newell?s, estigma que todavía el propio Lucho no se perdona. "Sólo tenía cuatro años... No era consciente de lo que hacía", dijo sonriendo. Un tío lo acercó a las infantiles rojinegras, pero a los ocho años dejó el Parque Independencia y fichó para un club de menor fama, hasta que a los 11 pasó a ser un ferviente canalla. "Para toda la vida", comentó orgulloso.

Una efervescencia similar a la que lo hace vibrar por su querido Rosario Central pudo experimentar anteayer, en una Bombonera ardiente, que se rindió ante sus goles a Colón y le brindó la primera ovación. "Me costó creer lo que me pasó. Antes del partido, les comenté a algunos compañeros que sería hermoso hacer un gol con toda la gente a favor y se dio. Que coreara mi nombre fue inesperado y fabuloso", relató el N° 18 xeneize, de 27 años, un día después de que Boca accediera al triple desempate, que para los titulares sólo incluyó ejercicios de relajación en el hotel Intercontinental, el búnker del barrio porteño de Monserrat.

-No es habitual que un jugador, en Boca, se gane el reconocimiento con sólo un puñado de partidos. Y menos si alguna vez jugó en River...

-Sí, es verdad. Es curioso, ¿no? Pero me tocó y me pone muy contento. Venía de momentos difíciles y estoy agradecido a los hinchas y al técnico (Carlos Ischia), que me dio la posibilidad de jugar. Justo se decía que podía salir del equipo porque no había jugado bien frente a Gimnasia, pero Ischia me bancó, me puso de titular y pude cumplir. Ahora quiero seguir haciendo goles. Y si no me toca marcar, quiero dejar todo por mis compañeros y esforzarme al máximo por esta gran camiseta.

Padre de Josefina, de dos años, y casado con Verónica. Lleva dos tatuajes en el cuerpo: el piecito de su hija, en la pierna derecha, y el rostro de Martín, su hermano fallecido, en un brazo. Amante del asado, aclara: "Yo compro la carne y el carbón, porque soy muy mal asador". De juvenil, admiraba al artillero Juan Antonio Pizzi. Figueroa aprendió rápido lo que pretendía el hincha xeneize, colaborando con la recuperación de la pelota, tratando de tapar la circulación rival. "¿Por qué no hacerlo? No se me van a caer los anillos", sentenció.

"Con Colón se nos terminó complicando un poquito ?reconoció?, pero jugamos muy bien. Hay que tener en cuenta que nos anularon un gol válido (de Jesús Dátolo). Nos faltó liquidar el partido antes y es algo que tenemos que mejorar para las finales. Ahora no podemos equivocarnos".

-¿Estás conforme con el sorteo y la modalidad del desempate?

-Sí, no me pongo a especular con eso. Sólo pienso en que tenemos que entrenarnos bien, jugar el sábado con San Lorenzo y ganar para estar más tranquilos con Tigre. Tener casi una semana para descansar y recuperarte es bueno. Pero después tenés un partido enseguida y por eso no creo que haya tanta ventaja.

-¿Qué aspecto influirá más en el desempate: el físico o el anímico?

-Hay de todo un poco. Venimos de jugar un partido importante, con goles muy lindos y con la pelota al piso, jugando bien al fútbol, haciendo pases bárbaros. Ojalá que podamos repetirlo. Confío en Boca.

-¿Te preocupan los árbitros?

-No, no... Hay que pensar sólo en recuperarnos de los golpes y en jugar bien. En estas instancias, no hay que hablar de los jueces, porque van a arbitrar los mejores y harán lo mejor que puedan.

-¿Es una presión saber que estás jugando en la posición de Palermo?

-No, porque no me puedo comparar con Palermo. El es un goleador histórico, fantástico. Ojalá yo pudiera hacer la mitad de sus goles. Sólo espero cumplirle a la gente que confió en mí y que me abrió las puertas del club. Tengo más goles para las finales; estoy seguro de eso. Ojalá terminemos el año festejando...

Morel por Calvo

Ante San Lorenzo, Claudio Morel Rodríguez, que cumplió la sanción, sustituirá a José María Calvo, con un esguince en el tobillo derecho. Hugo Ibarra y Jesús Dátolo, con molestias en la rodilla izquierda y los isquiotibiales derechos, respectivamente, hoy trabajarán en forma diferenciada, pero actuarán ante el Ciclón.

* Tranquilidad por contar con cinco días de descanso

El plantel recibió con satisfacción la noticia de que jugará el primer partido del desempate sólo el sábado próximo. "Es lo mejor, porque si bien a las pocas horas se jugará con Tigre, ahora los muchachos tendrán varios días para recuperarse de los golpes y descansar", dijo el PF Juan Manuel Alfano.

Comentá la nota