"Tengo el corazón y la mano abierta para poder encontrar las soluciones", dijo monseñor Muci.

"Junín es el único lugar con esta situación conflictiva", dijo el religioso, quien calificó como insólita en el país y en el mundo la situación originada. El 10 de febrero estarán en esta ciudad todos los sacerdotes de la Iglesia que encabeza. Dijo que los centros ortodoxos deben trabajar en el sostenimiento del culto y los bienes para el servicio a la comunidad.
Por la mañana, el religioso fue recibido por el intendente Mario Meoni. De acuerdo a un comunicado de prensa del municipio, el motivo del encuentro fue el agradecimiento por las gestiones realizadas por Meoni para que éste y otros representantes de la Iglesia ortodoxa fueran recibidos por el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal.

Además, en la reunión, Monseñor Siluan Muci le comentó al intendente Meoni sobre las acciones judiciales que se seguirán a raíz de la problemática por todos conocida.

Asimismo, monseñor Muci anunció que el próximo martes 10 de febrero a las 8, fecha en que está prevista por vía judicial el desa-lojo de la propiedad de Alsina 282, llegarán a nuestra ciudad todos los sacerdotes de la Iglesia que encabeza para llevar adelante una jornada de oración.

Posteriormente, el jefe de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía en Argentina mantuvo un diálogo con DEMOCRACIA en donde dio a conocer la posición de la entidad religiosa en este conflicto que ha concitado interés en la opinión pública local.

Monseñor Muci expresó que la situación planteada es "algo insólito en nuestra Iglesia no solamente en Argentina, sino en todo el mundo" a la vez que destacó la preocupación del ministro de Justicia Casal.

Hecho grave e inédito

"Nuestra Iglesia considera la situación en Junín como algo grave e inédito en Argentina", reiteró el religioso quien al referirse a la figura del presbítero Roberto Jattar dijo que "tiene todo nuestro apoyo y lo demostraremos concretamente el 10 de febrero, día en que supuestamente se podría producirse el desalojo, cuando todos nuestros sacerdotes de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía lleguen a Junín a las 8 de la mañana, para hacer una oración, representando a nuestras parroquias y asociaciones civiles".

"Nuestra conciencia está tranquila pero nos encontramos en una situación institucional muy rara", dijo el religioso a este diario remarcando que "desde mi llegada a la Argentina tuve las puertas abiertas para el diálogo. Junín es la parroquia más visitada por mí en los últimos dos años".

Mencionó que en el año 2008 se cortó el diálogo, a pesar de su predisposición, recibiendo cartas documento intimando al desalojo del sacerdote que deriva en el juicio con sentencia contraria a la Iglesia.

"Estoy en Junín para expresar mi apertura con fe y ánimo para llegar a una solución", remarcó.

Muci dijo que Junín "es el único lugar en el país con esta situación conflictiva".

Explicó que "como Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa no tenemos el estatuto de la Iglesia Católica Romana, por lo tanto, para existir, se crearon las asociaciones civiles con personería jurídica que poseen los bienes pero con único objetivo para el sostenimiento del culto. Es la única forma de existir en la Argentina como Iglesia. La Iglesia y la parroquia es la figura espiritual, mientras que la figura institucional es la Arquidiócesis y centros ortodoxos. Esto se da en todo el país".

"No entendemos

por qué surge este

conflicto judicial"

"Si bien el templo es propiedad del Centro Ortodoxo San Jorge de Junín, pero esta entidad actúa en nombre de la Iglesia para velar por el culto y los bienes para servicio de la comunidad", señaló monseñor Muci

El arzobispo de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía manifestó que "consideramos que en 2005 hemos cumplido con la sentencia judicial de aquel entonces, desalojando la parte trasera del inmueble. No entendemos por qué surge este conflicto judicial. Espero tener una solución muy pronto".

Puso de relieve que más de 4.400 firmas expresaron el apoyo a la Iglesia. "La gente está muy preocupada al igual que el clero. La Iglesia es una presencia pacificadora para presentar, hablar y decir la Palabra de Dios, llevando esperanza y fe para los fieles y sus familias", indicó.

"Que se mire el

daño causado"

"Yo quiero que haya paz", insistió monseñor Muci quien agregó que "lo que sucede en Junín no puede ocurrir en ningún sentido y espero que los responsables institucionales, miren el daño causado por este desa-lojo, más allá de las declaraciones y pretensiones que se hicieron, porque hay mucho dolor en los corazones de la Iglesia, de los fieles y del clero".

"Los sacerdotes de la Iglesia me pidieron que expresara su solidaridad ya sea con el padre Roberto como también con la comunidad de Junín", reitero el arzobispo.

"En nuestra Iglesia hay una autoridad, no hay diez autoridades y esto se debe tener en claro. En una familia las cosas se deben tratar de manera diferente. Yo quiero colaborar con todos, con corazón y mano abierta para poder encontrar las soluciones", resaltó monse-ñor Muci quien en la parte final del diálogo con DEMOCRACIA agradeció al poder político el cual "tuvo un sentido de responsabilidad muy grande; al padre Roberto que puso mucha paz en esta tormenta y también a nuestro abogado, Pablo Rasuck quien está desde hace muchos años sobre este caso", señaló.

"Ojalá que esto no hubiera sucedido. Espero que la paz, la reconciliación y el fortalecimiento de la Iglesia siga creciendo", concluyó.

Con Casal

Vale recordar que el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Dr. Ricardo Casal recibió el lunes a la mañana en su despacho al Arzobispo de la Arqui-diócesis de Buenos Aires y Argentina, perteneciente a la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquia, monseñor Siluan Muci.

El prelado concurrió a la entrevista con el ministro acompañado por autoridades de la entidad eclesiástica y representantes del Concejo Deliberante de Junín, quienes expusieron la difícil situación que atraviesa la iglesia en esa localidad, debido a "inconductas de los miembros de la institución que promovieron un juicio de desalojo contra la propia iglesia".

Casal los recibió junto al Director Provincial de Personas Jurídicas, Dr. Pedro Trotta, y manifestó su compromiso de "revisar cada uno de los actos asociativos que -según denunció el arzobispo- produjeron miembros de la propia institución".

"La libertad de cultos, consagrada en la Constitución Nacional y Provincial, es una manda ineludible para los poderes del Estado. El Ejecutivo en este caso actuará con responsabilidad y decisión para que se respete el pleno ejercicio y práctica del culto religioso", puntualizó el titular de la cartera de Justicia.

Comentá la nota