"El que no tenga ganas que se tome vacaciones"

Alves criticó con dureza la actitud de los jugadores. "Cuando no se puede jugar, hay que poner la patita". Y no descarta licenciar a los que no estén a la altura.
Abel Alves se levantó con dolor de muela y, aprovechando el primero de los dos días libres, fue al dentista. A un dentista que no se dio cuenta de que se trataba del técnico de Boca. Pero la caries no aparecía a simple vista ni tampoco en las placas y recién después de mucho insistir saltó el problema. "Usted tiene tensionado un músculo de la cara. ¿Está nervioso por algo?", le dijo el médico. A lo que el Chueco, en el día después de la derrota ante Gimnasia, respondió sólo con una sonrisa. Es que había pasado un domingo difícil y la bronca no se le pasaba. "Tengo un dolor tremendo por dentro", le dice a Olé, ya más tarde, desde su casa y dispuesto a hablar luego de no querer hacerlo tras el partido.

-Te quedaste con bronca, ¿qué te dejó el partido?

-Por momentos me dolían las tripas porque de la pelota parada habíamos hablado mucho. Como diez veces vi el DVD del partido de Gimnasia con Colón, pegamos en el vestuario dos cartulinas con las indicaciones y nos hicieron dos goles de la forma que veníamos diciendo, cuando en la Reserva digo dos palabras y me entienden. Les expliqué lo de Gimnasia: "Uno adelante, otro a la espalda de los medios, dos líneas de cuatro, fíjense principalmente en eso, no pierdan a Alonso, uno lo toma y otro hace lo mismo con Cuevas...". Cada uno tendrá que hacer su análisis y darse cuenta de que están en Boca. Se los dije en la concentración y antes de entrar a la cancha: "Muchachos, respeto a estos colores". Parecía que habían entendido pero no lo hicieron así.

-¿Sentiste que no se puso todo, que no se defendió la camiseta de Boca?

-Me duele en el alma. Habría que haber defendido la camiseta. Yo tuve que tomar una pastilla para dormir, si no hubieran sido las 7 y habría seguido con los ojos abiertos. Estoy mal porque quiero a Boca.

-Se te nota golpeado.

-Muy triste, no te olvides de que por más que sean dos partidos, yo esperaba esto con mucha ilusión. No voy a revertir en tres días lo de un año, pero tenía fe en ganar éste y en poder trabajar bien hasta el otro.

-Ahora, después de un partido como técnico, ¿qué lectura hiciste de los problemas?

-Sé que este equipo, completo, sin las ausencias y con los que no estuvieron al 100% por problemas físicos, hubiera mejorado. Pero se me presentó esta oportunidad en condiciones que no son óptimas. Y no es lamento ni nada, sólo me gustaría alguna vez tener la oportunidad como otros, seis meses, y que ahí me evaluaran...

-¿Y por qué está tan mal el equipo?

-Sé que están muy cansados, mal anímicamente y en una instancia a la que no están acostumbrados, no juegan por nada, se dice que éste renueva y el otro no. Pero no es excusa. Se tendría que haber ganado. Boca es cinco veces más que Gimnasia.

-¿Hablaste con los jugadores y con Bianchi?

-Sólo con Bianchi. Estuvimos viendo que se va a hacer en la semana y cuando nos toque con Colón jugarán los que tengan ganas y los que estén dispuestos a defender estos colores. Acá se hablará de frente. Puede haber vacaciones para algunos y llevar a los que sean leales y dejen todo, que digan yo viajo o yo no viajo... Lo hablaré personalmente y si tengo que tomar las decisiones, lo haré sin problemas por el bien de Boca. A este club le debemos todo, no el 90% sino el 100%. Los jugadores que están acá viven una vida diferente, por encima de la de la mayoría de la población gracias a Boca. Y no peleamos el torneo, pero por respeto a le gente hay que tener entereza.

-¿Les van a dar vacaciones a algunos?

-Sí, al que le haga falta y no tenga ganas de jugar, o necesite descanso, que se tome vacaciones. Tienen que decir: "Estoy bien, voy a jugar o estoy mal, no juego". Hay que demostrar esas ganas y no ir por ir, para cumplir... Yo no lo siento así. Hay un lema que me enseñaron en este club: cuando no se puede más, hay que meter la patita y jugar con eso, con lo que tenés ahí abajo.

Comentá la nota