"Tenemos la obligación de ser transparentes".

"Tenemos la obligación de ser transparentes".
Lo dijo Ricardo Bellagio, al minimizar presiones sindicales.
A pesar de definirse como un "técnico", el nuevo Superintendente de Servicios de Salud, Ricardo Bellagio, rechaza que los sindicatos hayan tomado, con su designación, el control de las obras sociales.

"A mí me propuso el ministro (de Salud, Juan Manzur) con la aceptación de la Presidenta. Se que Manzur, a quien conozco desde hace muchos años, me encomendó una tarea compatible con la que realizo desde hace 26 años, como es gestionar el organismo", se enorgullece el funcionario.

El nombramiento de Bellagio fue la mejor carta que usó el Gobierno para llegar a un acuerdo con "los Gordos" (grandes gremios) y con el jefe de la CGT, Hugo Moyano, para destrabar "en forma ecuánime" y con un "especialista en el área" los $ 3000 millones de fondos acumulados que el Estado no distribuyó a tiempo y que los sindicatos reclaman con furia.

En diálogo con LA NACION, Bellagio dijo que no se siente "rehén" de ningún sector sindical y enfatizó: "No les presto atención a otras pujas que no considero propias".

Dijo que se tomará un tiempo "para analizar con la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) cómo será una distribución más equitativa y transparente" de esos fondos.

Bellagio recordó que es el primer funcionario de carrera (de los 112 que pertenecen a la planta permanente) que llega a ocupar el máximo cargo en la Superintendencia, responsable de controlar (no de distribuir) los $ 18.000 millones anuales que integran los recursos de las obras sociales.

¿Cuál es su relación con los gremialistas?

¿Los conozco, pero no tengo relación estrecha con ninguno. Mi trato con ellos es de trabajo, como lo hice durante 26 años?

¿No teme que dificulten su gestión los tironeos políticos que generó la derrota electoral del kirchnerismo y las disputas sindicales por las obras sociales?

¿Nosotros administramos los fondos con una fórmula transparente y esperamos seguir en esa línea.

¿La presión de las obras sociales no influye en las decisiones del organismo? ¿Se puede ser transparente frente a estas presiones?

¿Sentimos cualquier presión, pero tenemos la obligación de ser siempre transparentes...

¿Los fondos acumulados no distribuidos por el organismo generaron una gran disputa entre las obras sociales; el Gobierno intervino para que no se fracture la CGT...

¿El Estado no hizo bien los deberes y debió distribuir una deuda acumulada de $ 3000 millones en tiempo y forma. Tenemos la oportunidad de revertir ese problema y brindarle a los beneficiarios de las obras sociales la solución que necesita.

¿"Los Gordos" y Moyano tratarán de sacar agua para su molino?

¿

Usaremos una fórmula que contemple la cantidad de afiliados y sus necesidades concretas para garantizar las prestaciones.

Comentá la nota