“No le tenemos miedo a Carrió”

No descarta un diálogo con la líder de la Coalición Cívica pero advierte, en sintonía con Mauricio Macri, que “no tiene ninguna experiencia de gobierno” y que, compitiendo contra ella, al PRO le ha ido “muy bien siempre”. Guiños a Felipe Solá y Francisco de Narváez.
Dos niños juegan bajo las duchas. Otros en los juegos inflables, o en el arenero. Sus padres descansan bajo una sombrilla amarillo PRO en los escasos metros de arena contra el fondo del Río de la Plata, marrón, sin orillas. En la playa porteña, el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, se reclina en su reposera (también amarilla, por supuesto) y responde a las preguntas de Página/12. “No le tenemos miedo a Carrió”, dice sobre las insinuaciones de la líder de la Coalición Cívica de buscar un diálogo con Mauricio Macri. El funcionario macrista se muestra más proclive a un acuerdo con Felipe Solá y Francisco de Narváez.

–¿Las elecciones porteñas van a ser desdobladas?

–Todavía no está definido. Creo que estamos muy bien y nos va a ir bien en cualquier esquema. El argumento para ir juntas tiene que ver con el gasto y el de separar tiene que ver con enfocar más la discusión local.

–¿Qué va a pasar con las elecciones de las comunas?

–Si mirás la historia de las comunas, somos los únicos que cumplimos en serio con los pasos necesarios para que existan. El Ministerio del Interior aprobó el mapa de la ciudad que hicimos por primera vez en la historia de la Ciudad Autónoma. Se están dando los pasos.

–¿Gabriela Michetti va a ser candidata?

–No están definidos los candidatos. Pero no hay duda que Gaby sería una excelente candidata.

–¿Y usted?

–Yo estoy muy entusiasmado en el rol que tengo. Todo el mundo ve lo entusiasmado que estoy con el trabajo que tengo.

–¿Está tan entusiasmado como para postularse a jefe de Gobierno en 2011?

–Me divierte mucho el trabajo que tengo hoy.

–¿Con Carrió hay posibilidad de iniciar un diálogo?

–Mirá, voluntad de diálogo nosotros mostramos siempre con todos. La realidad es que si hasta ahora no se dialogó con ella fue más por su intransigencia que por otra cosa. Ella hablaba de que tenía límites: con unos sí, con otros, no. Pero también es cierto que la última semana dio señales de más moderación. Eso es bienvenido.

–Ella dijo: “Macri me tiene miedo...”

–No sé por qué lo habrá dicho. La verdad es que no le tenemos miedo a Carrió. Y los resultados electorales nos dan razón para no tenerle miedo.

–Si Carrió se presenta, ¿creen que no le gana a Michetti?

–En las elecciones anteriores, compitiendo contra ella nos ha ido muy bien siempre. Ella no tiene ninguna experiencia de gobierno. Eso es un dato de la realidad. El gobierno es una cosa muy compleja. La experiencia en la gestión es muy importante.

–En la provincia de Buenos Aires, ¿van a acordar con Felipe Solá?

–Nosotros tenemos voluntad de acuerdo siempre. Mauricio habló con Felipe más de una vez y hay sintonía. Es un dirigente al que le tenemos respeto. Pero de ahí a un acuerdo todavía falta.

–¿Y con De Narváez?

–Lo mismo con Francisco. Ya fuimos en una elección juntos, en la que nos fue muy bien: sacamos 15 por ciento en la provincia de Buenos Aires en una elección presidencial en la que en la boleta no tenía candidato a presidente. Como dijo Mauricio, sería natural trabajar con él.

–¿Por qué dijo que los desalojos se hacen “despacito y en silencio”?

–No, yo digo que se vienen haciendo desalojos. Nunca se han hechos como este año: se relocalizó más gente en este año que en los 25 años anteriores. Y en todos los casos se les dio una alternativa que es mejor que en la que están.

–¿Qué soluciones se les da a las familias de la traza de la ex AU3, cuyas casas están siendo demolidas, cuando los desalojan?

–Ahí hay dos casos diferentes: los que están incluidos en la ley y otros que llegaron últimamente. Para los primeros, por ley está previsto un apoyo de 90 mil pesos. Los otros, que vinieron sabiendo que se iba a dar subsidios. No podés darles lo mismo a los que viven hace veinte años que al que apareció hace seis meses.

–La Justicia ordenó el desalojo del centro de evacuados en Parque Roca, en el que sus habitantes viven en condiciones insalubres.

–Estamos trabajando para eso.

–¿Con qué medidas?

–Estamos trabajando en silencio. Ese lugar, que intentó ser un centro de evacuados, se transformó en uno definitivo y no estaba previsto para eso.

–¿Por qué van a relocalizar a cinco mil empleados de planta?

–Porque hay áreas donde creemos que sobra gente y otras donde se necesita. Necesitamos más agentes de tránsito o guardias de plaza. No estamos en condiciones de seguir tomando gente.

–¿No va a haber despidos, como los del año pasado?

–No, el gran desafío es hacer relocalizaciones. Estamos rompiendo con esa rigidez laboral y acordando con el gremio. No vamos a pasar un médico o a un docente. Son de la administración central: los vamos a identificar y a capacitar.

–En la renovación de los contratos de recolección de basura, ¿se les va a pagar a las empresas por tonelada o por zona limpia?

–Ni una, ni otra. Se contrata el servicio, la cantidad de barrenderos y las rutas de recolección. Después tenés métodos de control de calidad, que no son ni por tonelada –que era solo pesar cuanto da, y no incentivaba a las empresas a reducir eso–, ni tampoco por zona limpia, porque la manera de medir es muy arbitraria. Y con ese sistema la Ciudad ha estado más sucia. Ahora tenemos la sensación de que se va a revertir.

–Los organismos de derechos humanos denunciaron que el titular de la Agencia de Control Gubernamental, Federico Young, tiene contratados a seis militares retirados que tuvieron altos cargos en la dictadura.

–En todos los casos, se evaluó que no tuvieran un cuestionamiento judicial en términos de derechos humanos.

Comentá la nota