"Tenemos que mejorar la productividad de las viñas"

Así lo definió el especialista que trabaja para la Corporación Vitivinícola Argentina. Remarcó que el sector se encuentra en un profundo cambio.
Uno de los referentes a la hora de hablar de uva de mesa en la provincia es Mario Cañadas, quien dio detalles sobre la realidad de este tipo de producción en la provincia. Expuso en el Simposio internacional de Uvas de Mesa y Pasas, remarcando que uno de los aspectos que se tienen que modificar en este tipo de cultivos es la productividad que es baja en la región. A su vez, resaltó el salto exponencial que tuvo este cultivo, ya que en 1992 había unas 1.700 hectáreas y de acuerdo al último relevamiento existente de 2006 hay casi 10.000.

P&E consultó al especialista sobre los temas que se tienen que abordar en materia de uva de mesa en la provincia e hizo un análisis de la situación del sector.

¿El sector de uva de mesa ha tenido un crecimiento importante en los últimos años?

A pesar de los números puede causar sorpresa, incluso los que estamos en la actividad también nos sorprendemos. La uva de mesa tuvo un crecimiento muy importante en el año 1992 donde habían unas 1.700 hectáreas y en la actualidad estamos en el orden de las 10.000 hectáreas. En un lapso de 12 ó 14 años la superficie cultivada se multiplicó por 9 ó 10. Ese crecimiento explosivo trajo como consecuencia que se hayan cometido algunos errores no cuestionables. El tema es que en la urgencia por aprovechar una coyuntura favorable se hicieron algunas cosas que debieron haber llevado algún análisis un poco más profundo.

¿Cuándo habla de errores a que se refiere?

Son problemas que estamos viendo hoy. Por ejemplo, se instalaron equipos de riego y por ahí no se previó en los análisis de suelos el diseño del equipo. Por ahí los distanciamientos que han sido bastante homogéneos en todas las zonas no son tan correctos. Tal vez en las zonas más pobres hubiese sido conveniente usar un distanciamiento menor. De esa forma se puede ganar kilos y productividad sin tener que estar exigiendo a las plantas.

¿Esto que me dice apunta su tesis de que la productividad es baja?

Sí, es baja. Hay valores promedios que por ahí todos saben que hay productores que obtienen hasta 25.000 kilos por hectáreas. Cuando nosotros planteamos una mejor calidad en la productividad no estamos planteando algo ilógico e irrealizable. En este momento estamos en una etapa de análisis de lo hecho para mirar el futuro con un poco más de optimismo. Creo que hay que darle más importancia a los suelos, al agua, a los distanciamientos y son cosas que harán que la actividad permanezca en el tiempo. Hay algo que es innegable y es que la producción de uva de mesa junto a la de pasas hace que la provincia tenga muy diversificado el destino de la producción y que haya un equilibrio y un balance.

A pesar de los problemas, el mercado es muy bueno.

Hay que ir a competir con otros países productores por eso la calidad y la condición de fruta que requieren los mercados es esencial. El mercado está abierto y hay que llegar con buena mercadería para comercializar. Tenemos que usar la mejor tecnología aplicada para llegar con la mejor calidad de fruta y a su vez que el productor tenga mejor calidad.

¿Cuáles son las variedades que predominan en San Juan?

Las dos variedades más importantes son Superior y Red Globe que entre las dos reúnen el 55% de la producción total de uvas de mesa. Estos datos son del Instituto Nacional de Vitivinicultura. Últimamente se ha producido un incremento de Flame pero van con destino a pasas.

¿Producimos de acuerdo a lo que requiere el mercado?

Si hay una actividad en la que se responde a la demanda del mercado es la uva de mesa porque no se puede mandar la variedad que nos gusta sino la que ellos quieren. Lo que hay que hacer es corregir para que la uva sea competitiva en los mercados donde los enviamos. RTGM

Comentá la nota