"No tenemos un medidor de pobres"

"No tenemos un medidor de pobres"
GABRIEL CASTELLI/DIR. NACIONAL DE CÁRITAS: En medio del debate por la pobreza, el director nacional de Cáritas, de paso por San Juan, habló con DIARIO DE CUYO.
-¿Los argentinos tienen conciencia de lo que es la solidaridad?

-Yo diría que sí, los argentinos somos solidarios, lo que cuesta encontrar por ahí son los caminos para canalizar esa solidaridad, pero la respuesta a temas concretos está.

-¿Que aumente año a año la recaudación de Cáritas es cuestión de corazón o de mejores condiciones económicas?

-Yo creo que es más del corazón en esta actitud de poner en común los bienes. Y por otro lado, es encontrar en Cáritas un canal para llegar a los más pobres en un vínculo de confianza, con la convicción de que lo que llega a Cáritas termina en manos de los que más necesitan.

-¿Usted coincide con lo que dijo monseñor Jorge Casaretto sobre que la pobreza está cerca de un 40% y no como dicen los números oficiales?

-Yo creo que no hay que caer en el juego de los números, no acepto que se diga que alguien es pobre porque no llega a determinado nivel de ingresos. porque la pobreza es mucho más difícil que la mera falta de ingresos. La discusión esa esa injusta. La pobreza es falta de acceso a la salud, a la educación de calidad, el trabajo informal, el déficit de viviendas, eso es verdadera pobreza. La pobreza estructural, de la exclusión, requiere un trabajo a mucho más largo plazo. Si nos quedamos a discutir las cifras, la verdad que si son 10 ó 14 millones de personas, es un escándalo. Nadie puede decir que no es un escándalo la pobreza. Pero en vez de discutir hay que sentarse a buscar salidas poniendo al Estado como principal ejecutor de políticas sociales y el resto de las organizaciones colaborar.

-La confrontación por la pobreza entre Iglesia y Gobierno parece no servir para buscar salidas...

-Yo creo que no hay una confrontación. Lo que usualmente es un mensaje del Papa, solamente una calificación con un adjetivo sobre la pobreza, despertó una polémica en toda la sociedad donde hasta el mismo Gobierno reconoció que es escandaloso. Tenemos muy buen diálogo con el Gobierno y muchos de nuestros programas se apoyan en fondos del Gobierno. Lo cual no quita que haya espacios para mejorar.

-¿La gente que se acerca a pedir ayuda a Cáritas es cada vez más o menos?

-Lo que nadie discute es que hasta 2007 se venían reduciendo sensiblemente los índices de pobreza. El aumento de inflación siempre afecta en mayor medida a los que menos tienen, porque hay muchas familias que aún siguen viviendo con un subsidio que nunca se ajustó como es el plan Jefes y Jefas que son 150 pesos mensuales. Nosotros no tenemos un medidor de pobres en las parroquias. Ahora, hay zonas más afectadas que otras y el indicador que dispara el nivel de necesidad es el trabajo.

-¿Cómo ve San Juan a nivel pobreza?

-A la luz de las Cáritas, San Juan respecto de muchas provincias del noreste y noroeste está mucho mejor posicionada.

-¿Por qué cree que es?

-Creo que en gran medida puede ser por una política social, encarada por el Gobierno Provincial acertada.

-¿Si usted fuera ministro de Desarrollo Social, haría algo distinto a lo que se hace ahora?

-Yo pensaría en la universalización de los derechos del niño, con una asignación para toda la población, que iguale lo que hoy están percibiendo los trabajadores formales. Es una manera práctica de incluir sin clientelismo.

-¿Los planes sociales realmente ayudan o alimentan que la gente que no trabaje?

-Ese es un concepto errado. Creo que la gente prefiere trabajar antes que cobrar un plan asistencial.

Comentá la nota