"Tenemos diferencias con Schiaretti"

Aseguró que el kirchnerismo tiene una visión "distinta" sobre el futuro del país. Dijo que sería "bueno" que la reforma política sea aprobada antes de fin de año. Justificó el financiamiento a organizaciones piqueteras
Si bien en el último mes se aflojaron las tensiones, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, remarcó las diferencias políticas que separan al kirchnerismo del gobernador Juan Schiaretti.

El titular de la cartera política, quien acompañó ayer a la presidenta Cristina Fernández en su visita a la planta de Iveco en la ciudad de Córdoba (más información en 7A), admitió que el Gobierno nacional tiene "diferencias importantes" con el gobernador sobre la "visión" del futuro del país.

El funcionario kirchnerista ponderó la reforma política que impulsa el Gobierno y consideró que sería "bueno para el país" que el Congreso apruebe la ley "antes de fin de año".

También cuestionó a la dirigente opositora Elisa Carrió, quien advirtió sobre la violencia política: "No contribuye a la paz social", sentenció el ministro político de la gestión K.

–¿Cómo está hoy la relación del Gobierno nacional con el gobernador Schiaretti?

–Nunca nos peleamos. En realidad, tenemos diferencias importantes en algunos temas con el gobernador. El Gobierno nacional tiene otra visión sobre el futuro del país. Pero, la relación con el gobernador se da en el marco del respeto institucional, más allá de estas diferencias de criterio.

–En algún momento el gobernador denunció que la Nación discriminaba a Córdoba y que le ponía trabas a su gestión.

–Nunca se le puso trabas a Córdoba. Sostuvimos posiciones diferentes sobre algunas cuestiones, pero jamás el Gobierno nacional va intentar perjudicar a una provincia.

–Si bien hoy parece que han acercado posiciones, Schiaretti también dijo en su momento que la Nación tenía de rehenes a los cordobeses al frenar el envío de fondos.

–De ninguna manera. Nunca tuvimos de rehenes a los cordobeses. Con el gobernador Schiaretti tenemos, sí, diferencias de pensamiento con respeto a muchas cosas que hay que hacer de cara al futuro en el país.

–¿El objetivo del Gobierno es que la reforma política salga antes de fin de año?

–Son plazos que determina el Parlamento, no el Gobierno. De todos modos, hay el suficiente consenso, a partir de la convocatoria al diálogo que hizo meses atrás la Presidenta en Tucumán, para elevar los anteproyectos la próxima semana. Creo que sería bueno para el país que el Congreso los tratara este año.

–¿Por qué hay tanto apuro en el Gobierno por aprobar esta reforma?

–El Gobierno no tiene apuro. Pero nos parece que ya dimos la ronda de diálogo con todos los partidos y ahora se debe discutir esta cuestión en el Congreso. Creo que esta reforma se debe discutir ahora que ya pasó el proceso electoral. Es el momento ideal para meternos en una discusión trascendente.

–¿La oposición cuestiona esta iniciativa porque necesitaría de más consenso?

–Me llaman la atención algunas críticas, porque muchos partidos han participado de las discusiones previas. De cualquier manera respetamos todas las opiniones.

–Se dice que esta ley podría beneficiar a Néstor Kirchner en su aspiración de volver a ser candidato.

–Eso no es cierto. Va beneficiar y a enriquecer al sistema político-electoral.

–¿Cuál es el objetivo fundamental de la reforma?

–Mejorar la calidad de la política. En este caso uno de los proyectos es establecer elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias para la elección de candidatos a cargos nacionales. Me parece que es importante la participación de la gente en la elección de los candidatos de cada partido. Por otro lado, otro tema importante es la discusión por el financiamiento de las campañas electorales. Básicamente de cómo se establece un criterio de igualdad de oportunidades de los distintos partidos en los gastos de campañas en los medios audiovisuales. Vamos a modificar algunas cuestiones del Código Electoral para modernizarlo. Por ejemplo, no existirían más la división del padrón en femenino y masculino. Habrá uno solo y actualizado.

–Elisa Carrió denunció que el Gobierno financia a grupos piqueteros que se podrían estar armando para generar violencia ¿Qué opina?

–La doctora Carrió nos tiene acostumbrados a este tipo de declaraciones que no contribuyen a la paz social. Nosotros financiamos a organizaciones sociales con el convencimiento de que han sido vitales en su función de integración de la sociedad, luego de la crisis del 2001. Estas organizaciones fueron muy importantes en la construcción de obras de carácter social, como viviendas y cloacas, generando trabajo. En este contexto, el Gobierno no justifica ningún hecho de violencia. Tampoco queremos que ningún dirigente quiera sacar algún rédito político con este tipo de denuncias.

Comentá la nota