"Tenemos diferencias políticas"

La referente del GEN dijo que el rechazo de la líder de la Coalición Cívica al diálogo es "casi inexplicable" y la acusó de imponer esa decisión a los dirigentes de su espacio. Recibió el apoyo de Julio Cobos, quien también cuestionó a la chaqueña.
"No soy amiga de Lilita. No tenemos afinidades personales, tenemos diferencias políticas, tenemos estilos distintos y las dos sabemos que construimos una fuerza política muy potente a partir de los liderazgos de ambas compartido, pero cada una mantiene su individualidad y su autonomía." Después de que desde la Coalición Cívica la trataran de traidora, Margarita Stolbizer salió así a responder las acusaciones y explicar por qué no compartió la decisión de Elisa Carrió de faltar a la reunión de apertura del diálogo con el ministro del Interior, Florencio Randazzo. El vicepresidente Julio Cobos, uno de los que más fuerza hizo para que el espacio panradical fuera al encuentro, opinó que Carrió "se equivocó" al no participar ni enviar a un dirigente en su nombre.

Tal como aclaró el miércoles, antes y después del encuentro con el Gobierno, Stolbizer advirtió que, si "durante seis años" reclamaron diálogo, "no se puede no dialogar" el día que los convocan. Según la líder bonaerense, la posición de la chaqueña es "casi inexplicable". "Cerró su voluntad de ir y se la hizo cerrar a muchos miembros de la Coalición que estaban mucho más cerca de la posición que nosotros adoptamos. Ella les impuso prácticamente que no había que ir", dijo Stolbizer, revelando la forma de toma de decisiones en el espacio, una crítica que venía de antes y comenzó a multiplicarse a partir del tercer puesto obtenido por la lista encabezada por Alfonso Prat Gay en Capital Federal. Incluso desde la UCR le relataron a Página/12 que al momento de conocerse la invitación del Gobierno, varios dirigentes porteños se encontraban en una reunión con sus pares de la Coalición Cívica que en ese momento se mostraron a favor de ir a la reunión y luego cambiaron su postura.

Con Lilita de vacaciones, ayer tomaron la defensa de su posición los diputados y senadores del bloque ARI y la CC de la provincia de Buenos Aires, quienes coincidieron en no prestarse a la "legitimación del intento de vaciamiento de los ámbitos legislativos" que "disfraza el gobierno kirchnerista".

Fuentes del cobismo le relataron a este diario que existió una comunicación el martes entre el vicepresidente y Stolbizer cuando se conoció la aceptación del Gobierno a determinados requisitos que planteó el titular de la UCR, Gerardo Morales, para concurrir a la reunión. Allí la líder bonaerense le habría manifestado sus deseos de participar, pero se lamentó de no haber recibido una invitación formal por parte de Randazzo. El titular del bloque de diputados de ConFe, Daniel Katz, ofició de intermediario para que la invitaran.

La participación de todo el Acuerdo Cívico y Social, con excepción de Carrió, fue considerada por algunos dirigentes como la primera victoria de Cobos sobre la chaqueña en el marco de la disputa de cara al 2011. Stolbizer aseguró que el Acuerdo Cívico y Social "está perfectamente bien" y no habrá consecuencias que perjudiquen el frente.

Más allá de que no lo reconocen públicamente, tanto dirigentes muy cercanos a Lilita como otros muy cercanos a Stolbizer no descartaron la posibilidad de que se produzca una ruptura del bloque de diputados de la Coalición Cívica y que el GEN forme su propia bancada, integrando siempre el ACyS. "Yo no vuelvo a la UCR. Y no dependo de Carrió para todas las decisiones que tomo y para pensar y decir lo que digo, tengo autonomía y presido uno de los partidos que integran la coalición", insistió ayer la diputada electa por la provincia de Buenos Aires, quien se quejó de algunas declaraciones "excesiva e injustificadamente duras por parte de algunos de los miembros de la Coalición".

Cobos, quien jugó un papel importante en la decisión final del espacio, consideró "una lástima" lo que hizo Carrió, porque "pudo ir para decirle al ministro que debería debatirse en el Congreso" o podría "haber enviado a alguien de su sector que la represente". Esa misma idea expresó ayer Stolbizer: señaló que aunque Lilita no fuera, "Adrián Pérez o algún dirigente del partido debió haber estado". "No era un momento en el cual pudiéramos hacer una especulación sobre la debilidad y la derrota del Gobierno y no concurrir", remató. Al igual que los radicales al salir anteanoche de la reunión con Randazzo, la líder bonaerense advirtió que ahora "el Gobierno es el que tiene que demostrar que realmente esto no fue una fotografía más para salvar la ropa".

Comentá la nota