¿Tendrá Scioli que salir en la 'búsqueda' de otro ministro?

A los nombres y cambios en algunos organigramas de su gestión que analiza Daniel Scioli por estas horas para oxigenar su gobierno post derrota electoral, deberá sumar el gobernador otro puesto clave al que posiblemente tenga que buscarle reemplazante: la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense.
El cargo, se sabe, requiere, a diferencia del resto de los integrantes del gabinete provincial y como la designación de los integrantes del Directorio del Bapro, aprobación del pliego por parte del Senado de la Provincia.

En ese ámbito precisamente, por estas horas dan por caída la ratificación de Mario Oporto al frente de de esa cartera cuando, en diciembre próximo, se venza la autorización para seguir ocupando el cargo. De mala relación incluso con la titular de la Comisión de Educación (Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Técnica) del Senado, la oficialista Marta Helguero, el moronense no logró hacer buenas migas con quienes tienen las llaves para garantizar su continuidad.

En los pasillos –desolados por estas horas- de la Legislatura, un senador de los pocos que los transitaron esta semana resumió el caso Oporto: "Hay mucho malestar por la actitud de Mario, no sólo jamás se dignó a cruzar cuando se reclamó su presencia por algún tema en particular, sino que ni siquiera se dignó a responder los pedidos de informes", dijo.

Podrá recuperar terreno –y confianza- el actual Director General de Cultura y Educación bonaerense en el ámbito de la Cámara Alta para que, en diciembre, le renueven credenciales. Faltan cinco meses para que eso ocurra. Hasta hoy, dicen, la renovación de sus credenciales "no pasa" en el Senado.

Comentá la nota