La tendencia en los principales distritos ahora es el "voto volátil"

El fenómeno se registra en la Capital y en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Según las últimas encuestas, ninguna de las fuerzas que ganaron allí las legislativas en 2007 tiene garantizado un nuevo triunfo.
Ni "cuota" ni "licuadora" ni "útil". Este año, los grandes distritos podrían regalar un nuevo fenómeno electoral: el del voto "volátil". Si se confirman las presunciones de los encuestadores, en las dos Buenos Aires, más Córdoba, Santa Fe y Mendoza ¿donde se concentra el 68,1% del electorado de todo el país¿ podría haber ganadores de otro color político si se comparan los comicios para diputados nacionales del domingo con los de 2007. Este fenómeno no se había dado en las elecciones de "medio término" de 2001 ni de 2005.

Hace dos años, acompañando el rotundo triunfo de Cristina Fernández, el kirchnerismo ganó los comicios para diputados en Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza. Con el arrastre de su candidata presidencial, Elisa Carrió, la Coalición Cívica había triunfado en Capital; y, aliados a Roberto Lavagna, los radicales salieron primeros en la legislativa cordobesa. Hoy, ninguno tiene asegurado el bicampeonato. Y algunos deambulan más bien por la mitad de la tabla.

Para los consultores, el fenómeno se nutre del desgaste de los Kirchner, con seis años en el poder; más un sistema político averiado, que torna imprevisibles las alianzas y candidaturas, y provoca migraciones de votos impensadas. A esto se suman los fenómenos particulares de cada distrito.

Buenos Aires

En 2007, el kirchnerismo concentró todas sus fuerzas en el principal distrito del país. Esto llevó al entonces presidente Néstor Kirchner a mudarlo a Daniel Scioli como candidato a gobernador y el arrastre se tradujo en una cómoda victoria en diputados con el 46% de los votos. Aunque hoy Kirchner repite la estrategia de "poner todo" en este territorio, incluida su propia candidatura y la testimonial de Scioli, las críticas al Gobierno y una alianza impensada hace unos años entre el macrismo y el PJ disidente dejan abierto el resultado bonaerense. Un síntoma de la volatilidad: el dirigente que hoy jaquea al oficialismo, Francisco De Narváez, hace dos años salió tercero cómodo en la elección para gobernador, con menos del 15% de los votos. Y su lista de diputados no llegó ni siquiera al 10%.

Capital

La legislativa nacional de hace dos años en la Ciudad le dejó algo en claro a Mauricio Macri. Su partido, hasta entonces, no era mucho más que él mismo. En junio de 2007, el ingeniero aplastó en la elección para jefe de Gobierno, con más de 60 puntos en el ballottage. En octubre, con Federico Pinedo a la cabeza, la lista de diputados porteños de PRO sacó 13,44% y apenas llegó al bronce Entonces, quien ganó la legislativa ¿con el arrastre de su candidata presidencial, Elisa Carrió— fue la Coalición Cívica. El domingo, Macri seguramente comprobará que además de en sí mismo, puede confiar en Gabriela Michetti, hoy puntera cómoda en las encuestas.

Córdoba

Tras la elección para gobernador de septiembre, en la que un dudoso conteo lo dejó fuera de carrera, todos empujaban a Luis Juez para que aprovechara la "victimización" y arrasara en octubre en el comicio para diputados, con una candidatura propia. Juez dijo no. Y eso abrió en 2007 un triunfo radical para legisladores nacionales. En su caso, iban pegados a la fórmula presidencial que encabezaba Roberto Lavagna, que también ganó en la provincia. Este domingo, Juez se presentará para senador y en su equipo esperan que el pueblo le pague aquel presunto fraude. En diputados, quien se beneficiará con el arrastre es la lista que encabeza Gumersindo Alonso, ex secretario de Agricultura de Carlos Menem.

Santa Fe

Este año, la elección para diputados nacionales viene tan pareja como en 2007. En aquel comicio, y pese al triunfo previo de Hermes Binner para la gobernación, el Frente para la Victoria ganó la legislativa por menos de tres puntos (el triunfo de Cristina fue más ajustado aún). Ahora, el PJ oficial decidió encolumnarse detrás de la candidatura a senador de Carlos Reutemann y el kirchnerismo puro lleva otra lista. Esta división podría determinar un triunfo del socialismo, que tiene el apoyo de Binner y Carrió, y lleva a Rubén Giustiniani para la Cámara Alta.

Mendoza

Hace dos años, la alianza del radical mendocino (y entonces gobernador) Julio Cobos para compartir fórmula presidencial con Cristina no derivó en un acuerdo local, y el PJ terminó venciendo en la elección para diputados a los cobistas. El renacer del vicepresidente, a partir de su voto no positivo, más un gobernador peronista (Celso Jaque) muy cuestionado por sus incumplidas promesas para reducir la inseguridad, pusieron al borde de la victoria al frente de los radicales oficiales y los cobistas.Este es el panorama para 2009. Claro que todo puede cambiar en dos años

Comentá la nota