Tenaris se desplomó más de 7% y arrastró al borde del abismo a la bolsa porteña

Tenaris se desplomó más de 7% y arrastró al borde del abismo a la bolsa porteña
En lo que podría ser la antesala de una nueva ola de pesimismo global, las acciones y títulos locales no pudieron contra la desconfianza de los inversores domésticos
Con la misma enigmática convicción con la que los músicos del SS. Titanic interpretaron las polonesas de Chopin mientras el océano se tragaba al más grande trasatlántico de la historia (y a ellos mismos), con esa asombrosa conducta actuaron ayer los inversores en el mercado de acciones. Es que, si bien no faltaron noticias que reavivaran la combustible desesperanza que se ha ganado a los mercados, tampoco hubo en la jornada una única y contundente razón para generar algo que no le fue en zaga al pánico.

Una ola de pesimismo global sacudió los latentes temores. Complotados con un recrudecimiento del miedo, afloraron nuevamente detalles que delataron la fragilidad del sector financiero global y hasta una probable baja en la calificación de riesgo al grueso de las entidades. A eso se sumó un violento recorte del precio del petróleo que llegó a los u$s 34 por barril provocado por las especulaciones que trae un menor consumo de la energía a raíz de la recesión de los principales países industriales. Todo esto (y la omnipresente desconfianza en la efectividad del Plan Obama) le dio motivos al mundo para posar nuevamente sus ojos en la plaza financiera.

A nivel local, los papeles del Merval se vieron sentenciados. Esto los puso en las puertas mismas de perforar los niveles mínimos de precio. La cartera que reúne a las acciones más negociadas perdió 4,52% y lo dejó en 1.072 puntos. Para los analistas no hubo distingos: todos los rubros fueron igualmente atacados.

A dedo limpio

La madre de todas las derrotas estuvo en carne de Tenaris, la productora de tubos de acero que ayer recortó 7,2 % su precio. En la misma línea, Petrobras Brasil descontó 4,5 % y Banco Macro retrocedió 3,66%. A esto se sumaron otros papeles que son negociados en la modalidad contado con liquidación, es decir, comprando papeles a nivel local en pesos y vendiéndolos en la plaza neoyorquina.

“La aversión al riesgo continúa y la incertidumbre que se desprende del escenario local tampoco ayuda demasiado”, señaló Leandro Verrier, de Bull Market. Según el especialista, a partir de hoy habrá que prestar atención a los números que marque el indicador, “ya que podría perforar pisos técnicos y disparar órdenes de venta”.

Para Antonio Cejuela, director de Puente Hermanos, existe una “profundización del malestar, que además deben vérselas con la falta de liquidez del mercado, uno de los mayores peligros al realizar una inversión”. Al igual que las acciones, los títulos públicos también se vieron afectados. Con todo, el Discount en pesos logró una mejora del 0,86 %, pero los Boden 2012 y 2013 se desplomaron 1,89 y 2,43 %, respectivamente.

Comentá la nota