El temprano adiós a la Copa es un golpe a las tesorerías.

Cada equipo deja de ganar 180.000 dólares por los octavos. Y si no hay partido, no hay recaudación.
La Copa les quedó vacía a San Lorenzo, River y Lanús. Anoche, San Lorenzo recibió a Universitario de Perú en un clima casi intimista en su despedida de la Libertadores 2009. Esta noche será el turno del equipo del Sur. Y mañana un Monumental "en familia" le dirá adiós a las subidas pretensiones del equipo de Gorosito, que chocaron contra una dura realidad. Ya eliminados, para ellos todo es a pérdida en la Copa.

Por la fase de grupos, cada equipo cobró 420.000 dólares de parte de la Conmebol por los tres encuentros de local. Eso incluye los derechos televisivos por la transmisión que hace Fox Sports (Boca firmó contrato aparte con Canal 13 y es el único club que tiene derechos propios). Los tres equipos argentinos perdieron de ganar los 180.000 dólares del partido de local por los octavos de final. Lo mismo habrían cobrado por los cuartos. Y en semifinales, la cifra habría trepado a 250.000 dólares. El campeón de la 50a. edición de la Libertadores recibirá un total de 2.130.000 dólares.

Además del título de campeón y de ese dinero nada despreciable, quien levante el trofeo clasificará automáticamente para la segunda fase de la edición 2010 de la Copa, jugará el Mundial de Clubes de la FIFA (que en los próximos dos años se disputará en Emiratos Arabes Unidos, en lugar de Japón) y disputará la Recopa Sudamericana ante el campeón de la Copa Sudamericana.

Mientras River proyectó sus ingresos hasta la semifinal de esta Copa en su balance, San Lorenzo y Lanús, no. Los números en el club de Boedo, se sabe, están en rojo. La deuda actual que debe afrontar se estima en no menos de 70 millones de pesos. Para tener una idea del golpe que significó esta prematura eliminación, 40 millones de pesos es lo que le cuesta a San Lorenzo este plantel a lo largo de una temporada porque la mayoría de los contratos importantes figuran en dólares. Por eso, los dirigentes proyectan reducir en un 50 por ciento el presupuesto vinculado con el fútbol profesional a partir de junio.

Además, los tres eliminados se perderán importantes recaudaciones. En River estiman que por cada partido de las instancias decisivas de la Copa habrían embolsado entre 700 mil y 1.500.000 pesos. El Monumental dispone de 35.000 plateas y 25.000 populares. En San Lorenzo, esperaban recaudar bastante menos: 500.000 pesos. Y en Lanús, menos aún: 300.000 pesos.

"Lo que perdió Lanús en esta Copa es prestigio y la posibilidad que otorga la doble competencia para mostrar a nuestros jugadores jóvenes. Porque, en lo económico, el club ni pierde ni gana. En el presupuesto no gravita. El dinero que nos dio la Conmebol, más las recaudaciones, fueron para pagarles el premio a los jugadores y los gastos por los viajes. Después, tuvimos cero gasto en incorporaciones porque no trajimos refuerzos especiales", le dijo a Clarín el vicepresidente Nicolás Russo. El único refuerzo fue Mauricio Caranta (no llegó a ser inscripto para octavos de la Copa), quien empezará a alternar en el banco de suplentes cuando el juvenil Agustín Marchesín vaya con el Sub 23 al torneo de Toulón. "A Lanús le tocó un grupo caro, por los viajes a México y a Venezuela. Nuestros ingresos en primera fase se redujeron por el costo de estos trayectos tan largos", agregó el tesorero Daniel Fucks.

River sacó la billetera para reforzarse con Cristian Fabbiani, Marcelo Gallardo y Mariano Barbosa, más los regresos de Nicolás Domingo y Rubens Sambueza (éste último sólo para la Copa). Y San Lorenzo apeló al grupo inversor (Marcelo Tinelli, Gustavo Ranucci, Carlos Abdo, entre otros) para tener a Alejandro Papu Gómez (el 50 por ciento es de San Lorenzo y del grupo inversor; el otro 50 se lo quedó Arsenal), Jonathan Bottinelli (sin cargo, de la Sampdoria), Jonathan Santana (100.000 euros) y Bruno Fornaroli (otros 100.000 euros). Además, por la lesión de Agustín Orion (ligamentos cruzados), le pidió a Independiente el préstamo de Hilario Navarro, cuya opción es de 2.500.000 dólares.

El otro punto, que no se puede medir exactamente ahora, es la desvalorización de los planteles. Aquí, cada caso es relativo. En River se preguntan si no perdieron dinero con Fabbiani, en cuyo préstamo invirtieron 500 mil dólares y la cesión del paraguayo Santiago Salcedo a Newell's. Fuentes del club estiman que el plantel, por esta eliminación, se depreció en un 30 por ciento. En San Lorenzo, el panorama es más grave porque habrá limpieza general, en la que podrían caer Bottinelli, Santana, Cristian Ledesma, Orion, Adrián González, Rivero y Silvera. "Para el segundo semestre, San Lorenzo tendrá que optimizar su situación económica y bajarla a la realidad. No podremos renovar muchos contratos y a otros lo vamos a tener que reducir", se sinceró el secretario José Capria.

San Lorenzo, River y Lanús. A los tres, la Copa les quedó vacía.

Comentá la nota