11-02-14 | Sociedad | Clarín | Nacionales

Un temporal de viento dejó Santa Rosa devastada

El fenómeno provocó voladuras de techos, tendidos eléctricos y árboles. Las ráfagas alcanzaron los 105 kilómetros por hora.

Un temporal de viento derribó cientos de árboles, antenas, techos y tendidos eléctricos. Los ráfagas, de unos 105 kilómetros por hora, dejaron una ciudad devastada.

El vendaval se desató cerca de la medianoche del lunes. Cruzó la ciudad de sur a norte. A su paso derribó árboles en el ingreso de la ruta 5 y en la ruta 35. Sobre el asfalto, en el acceso este de la ruta 5, cayeron eucaliptus de unos veinte a treinta metros que obligaron a cortar el tránsito de esa ruta nacional.

A pesar de la violencia del fenómeno no hubo heridos ni victimas fatales.

En el centro y en los barrios el viento provocó innumerables destrozos. El centro santarroseño apareció con chapas, carteles, columnas de alumbrado y antenas caídas. También con pinos derribados: en la escuela Nº 1, a dos cuadras de la Plaza San Martín un enorme ejemplar fue arrancado de raíz.

En un edificio de la calle Gil al 400, que está en obra y en pleno centro santarroseño se cayó un contenedor de escombros ubicado en el piso más alto.

En los barrios, también los vecinos revelaron el daño causado por el ventarrón. Caldenes, chapas, tendidos de luz y cables de canales quedaron sembrados en los patios y en las calles. Volaron tanques de agua y se cayeron decenas de tapiales.

En Villa Germinal, un barrio socioeconómicamente pobre, el viento desprendió el techo de un desayunador.

El servicio de energía eléctrica se interrumpió durante casi cuatro horas en Santa Rosa. La Administración Provincial de Energía (APE) informó que entre las 9 de la noche y las 2.30 de la madrugada se produjeron cinco cortes sucesivos en diferentes ciudades de la provincia. En todos los casos fue el desenganche de las líneas de energía, provocado por el fuerte viento al generar el roces entre los cables.

En el club de Golf Santa Rosa, a la entrada este de Santa Rosa se cayeron unos 50 árboles, la mayoría pinos. Algunos se esparcieron sobre los greenes.

La avenida Spinetto, el acceso norte de la ciudad -una continuidad de la ruta nacional 35- apareció sembradas de árboles , diferentes especies de fresnos y álamos plateados.

En el Parque Don Tomás, un paseo urbano alrededor de una laguna, también cayeron árboles,. Allí destrozaron las mesas y las instalaciones de una zona de camping. Rodrigo, un joven que acampaba en el lugar dijo: "En ese momento hay dos carpas en el sector. No podíamos creer lo que estaba pasando", agregó.

Cuadrillas de Defensa Civil, de la Municipalidad santarroseña y de la Cooperativa de Electricidad trabajaron durante la madrugada para restaurar los servicios y asistir a las viviendas que quedaron sin techos. También repartieron decenas de tanques de agua volados durante el vendaval.