El temporal también causó serios daños en Miramar

El intenso oleaje produjo la rotura del paredón de contención que limita la playa. En las próximas horas se realizarán los estudios correspondientes para determinar cómo quedó el resto de la infraestructura.

MIRAMAR (Corresponsal).- Si bien el temporal registrado las últimas horas no ocasionó evacuados ni daños de consideración en el radio urbano y periférico de Miramar, la situación fue totalmente diferente sobre el paseo costanero lindero al acceso del vivero dunícola "Florentino Ameghino", donde el fuerte oleaje producto de la sudestada destrozó gran parte del paredón que limita la playa del sector donde comúnmente suelen observarse pescadores, como así también gente practicando diferentes actividades deportivas y recreativas.

Ante esta situación las autoridades municipales esperan que se calmen definitivamente las condiciones del mar, para luego poder realizar un análisis de los daños y determinar los pasos a seguir.

Hasta el momento y por cuestiones lógicas de seguridad se tomaron los recaudos necesarios para que la población se mantenga lejos de ese sector ya que está latente la posibilidad de nuevos derrumbes.

"No tenemos otra opción que esperar que las condiciones climatológicas permitan acceder normalmente a ese lugar, ya que no tenemos conocimiento cómo pudo haber quedado la base, o sea si se resintió aún más allá de las roturas que de por sí fueron considerables", informó a LA CAPITAL Carlos Drago, funcionario del área que responde a la Secretaría de Obras y Servicios Públicos.

Hace un tiempo se realizaron algunas refacciones en el mencionado paseo que presenta un marcado deterioro debido a la cantidad de años en permanente exposición al desgaste marítimo y eólico.

"Restaba arreglar la parte que se cayó junto con los paredones más pequeños, pero ante este panorama debemos replantear la cuestión y seguramente acelerar los tiempos. La zona comprometida está vallada para que la gente no se acerque", agregó el funcionario.

De igual manera, el temporal pegó duro contra la endeble estructura que hoy presenta el morro del muelle de pescadores, cuya remodelación costará más de 2.500.000 pesos y está incluida dentro del programa de obras para este año.

"También deberemos realizar un control allí, ya que pudieron quedar secuelas. Es importante mencionar que la estructura permanece clausurada, a pesar que la gente no entiende. Si existe un vallado que impide el paso hay que respetarlo y no saltar hacia el lado peligroso. Tampoco romper los carteles como lo hicieron en varias oportunidades ya que es una cuestión comunitaria de prevención", manifestó, Drago.

"El estado del muelle es inestable y hay que hacerlo nuevo en su totalidad -por el morro-; y es probable que no soporte más tormentas de esta índole. Por eso vamos a intensificar las gestiones con hidráulica para que realicen una nueva evaluación y luego solucionar el tema con la mayor brevedad posible", concluyó.

Comentá la nota