El temporal obligó a más de 600 personas a dejar sus casas

La intensidad de la lluvia y el viento provocaron la inundación de numerosas viviendas. Se instalaron cuatro centros de evacuados en distintos puntos de la ciudad. También se produjeron caídas de árboles.
El intenso temporal y la lluvia de más de 150 milímetros, caída en poco más de 12 horas, obligaron a más de 600 personas de distintos puntos de Capital a abandonar sus hogares porque se inundaron.

"Estábamos durmiendo cuando comenzó a llover y, cuando nos levantamos, ya teníamos más de 80 centímetros de agua en nuestras casas", contó Lucía a "época" con evidente angustia. Ella, junto a sus siete hijos, debió abandonar su humilde vivienda del barrio La Olla y encontraron refugio en la escuela 275 del barrio Laguna Seca.

Esta historia se multiplicó por decenas anoche a lo largo de la jornada y, según comentó a este medio el jefe de operaciones de la Dirección de Defensa Civil, Orlando Bertoni, los damnificados fueron alojados en cuatro centros de evacuación ubicados en puntos estratégicos de la ciudad. "Entre el Gobierno de la Provincia y el Municipio se fueron coordinando las distintas acciones que permitieron brindar rápidamente a los evacuados alojamiento, alimento, colchones, abrigos y atención médica", puntualizó.

Las áreas que articularon su trabajo en pos de auxiliar a los perjudicados fueron Defensa Civil de la Provincia y del Municipio, la Secretaría de Desarrollo Humano, el Ministerio de Salud y la Policía de Corrientes.

Los centros de evacuación habilitados están ubicados en el comedor comunitario "Pokemon", en el barrio Costa Esperanza, en donde se asiste a más de 60 personas; en tanto que las escuelas 34 "Santo de la Espada" en las Mil Viviendas y la Nº356 del barrio Esperanza, se albergaron más de un centenar de evacuados respectivamente. Asimismo, además del establecimiento del barrio Laguna Seca que, es por estas horas, refugio de más de 250 personas provenientes de las zonas del Ongay y La Olla.

"Si hay buen tiempo en las próximas horas estimo que las familias podrán regresar a sus hogares, ya que se produjo un rápido escurrimiento", señaló Bertoni.

Más secuelas

El subsecretario de Acción Social de la Provincia, Diógenes González, también recorrió los centros de evacuación coordinando las acciones, y afirmó que "en cada lugar se brinda alimento, colchones, frazadas, atención médica y pañales". Agregó además que "teniendo en cuenta que la gran mayoría de los evacuados son niños pequeños, se les pide a sus madres que traigan las libretas de vacunación y se les completa lo que indique el calendario respectivo en caso que les falte alguna inmunización".

En el caso concreto de la escuela 275, el Ministerio de Salud instaló consultorios en las aulas del establecimiento, ante la cantidad de evacuados que se asiste en este lugar. "Tenemos controlada la situación, el ingreso se realizó de manera organizada con la ayuda de asistentes sociales", expresó.

En tanto que el intendente municipal "Camau" Espínola también recorrió las distintas zonas de la ciudad con el fin de constatar el estado de los desagües, en especial aquellos en los que la cuadrilla de obreros ha venido trabajando.

"Lo importante es que, pese a que en esta ocasión la cantidad de agua fue mucho más importante que en la última tormenta, ocurrida a fines de noviembre, son menos los vecinos que quedaron con sus casas bajo agua. En otros casos, quienes tuvieron que padecer los inconvenientes, no lo hicieron por mucho tiempo dado que el agua escurrió de manera rápida", puntualizó el jefe comunal.

Más allá de que el agua se escurrió con rapidez, en distintos barrios persistían los inconvenientes relacionados con la interrupción del suministro eléctrico. Algunos sectores de la ciudad, como las manzanas aledañas a Yrigoyen y Córdoba o San Juan y Rivadavia, como Punta Taitalo, lugares donde, al cierre de esta edición, no contaban con el servicio. Otra de las secuelas, por ejemplo, fue la caída de árboles tal como ocurriera en el parque Camba Cuá o sobre un sector del muro perimetral del Instituto Pelletier.

Piquete por anegamiento

Una vez más, la intersección de las avenidas Alta Gracia y Maipú fue escenario de un piquete, ayer por la tarde. Los vecinos pedían a las autoridades municipales y provinciales la presencia de bombas que permitieran el desagote de la zona ya que, la cantidad de agua caída, provocó serios anegamientos.

"Otra vez tenemos el mismo problema como en noviembre, cuando llovió mucho y de golpe", dijo Emilce, una de las mujeres que, junto a su familia y vecinos, interrumpieron el tránsito en un horario pico para esa zona, ya que es el horario de salida de los colectivos que realizan servicios de larga distancia.

Si bien dijeron que necesitaban una solución inmediata para "salir del paso", esperan medidas definitivas ante este inconveniente.

Lo que dice el pronóstico

El pronóstico del tiempo difundido por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) señala que, hasta el día de hoy permanecerá el alerta, estableciendo que habrá probabilidades de lluvias y algunas tormentas, mejorando con nubosidad en disminución y vientos moderados a leves del sector Sur.

Para mañana, en tanto, indica que estará algo nublado durante toda la jornada. El viernes se prevé que persista nubosidad variable.

Comentá la nota