En temporada vuelve a escasear el combustible en El Calafate

Al llegar la época donde abunda el turismo familiar las estaciones de servicios de El Calafate afrontan el desafío de mantener suficiente stock para abastecer la demanda.
Cada vez que llegan las Fiestas de Fin de Año se marca el inicio de la segunda parte de la temporada, con todas sus particularidades. Desde ese momento y durante enero y febrero sobre todo, se puede observar un incremento en la cantidad de visitantes que provienen desde otros destinos. En buena proporción cada vez más las familias argentinas llegan en sus propios vehículos, recorriendo toda la Patagonia. Esto trae aparejado una demanda adicional de servicios, entre ellos, el del abastecimiento de combustible.Y allí en los últimos años, suele presentarse un problema para las dos estaciones de servicios de la localidad. La demanda puede exceder a la capacidad de despacho y almacenamiento de naftas.En El Calafate ya se vio el primer problema con el inicio del año. Por unas seis horas no hubo una gota de nafta súper, hasta que llegó un camión de la empresa YPF y en seguida se formaron largas colas para abastecerse. Recién al día siguiente llegó a la localidad un equipo de Petrobrás para inyectar combustibles en los surtidores. Ambos estacioneros coinciden en el diagnóstico. Ocurre que la demanda creciente afecta al stock almacenado, que va disminuyendo gradualmente. Esto, sumado a que las refinerías no envían lo que se les pide desde la estación, sino que aplican un criterio estadístico, hacen partir desde los

puntos de distribución menos caminos que los solicitados. El stock baja y llega un momento crítico que es cuando se produce la falta total del combustible

Comentá la nota