En lo que va de la temporada trabajaron menos de 10 días

Los concesionarios de las cantinas de distintos clubes de la ciudad están preocupados por la poca actividad que han tenido en diciembre y enero. Dicen que el mal tiempo los perjudicó
El comienzo de temporada de verano suele ser muy bueno para las cantinas de los clubes. Pero este año, las lluvias que se atrasaron afectaron considerablemente su rentabilidad. En diciembre trabajaron menos de una semana y enero empezó con un temporal.

Hugo Bufrini, concesionario de la cantina de la casa de campo del Colegio de Abogados de Río Cuarto, dijo a PUNTAL que en diciembre trabajaron solamente 7 días por las lluvias, más allá de la crisis.

En Argentalia ocurrió algo similar. “Días buenos hubo sólo 4 o 5 nada más, el resto se trabajó poco”, se lamentó María del Carmen González, concesionaria de la cantina. También aclara que no es tanto por efecto de la crisis como por los días feos, inclusive tuvieron que suspender el almuerzo de lanzamiento de temporada por mal tiempo.

Para este mes esperan que el clima mejore para poder trabajar mayor cantidad de días. “Dependerá del tiempo”, señaló Bufrini, “tendría que ser mucho mejor, eso esperamos, además hay abogados que no van a salir de vacaciones, o que todavía no están decididos y que seguirán viniendo a la pileta”, pronosticó.

El hecho de que menos gente se tome unos días de descanso este año, a raíz de la incertidumbre financiera, puede ayudar a que las cantinas de los clubes de la ciudad mejoren las ventas.

La inversión necesaria para arrancar con una cantina en un club es de entre 15.000 y hasta 50.000 pesos, según la oferta que tengan en mercadería y servicios para los socios.

Solamente una heladera comercial cuesta entre 5.000 y 10.000 pesos.

¿Cómo andan los precios?

“Prefiero ganar menos y vender más; nuestro precios son accesibles: por ejemplo, las gaseosas tienen una ganancia mínima”, comenta María González, de la cantina de Argentalia “yo sugiero a la gente que se acerque y averigüe los precios y que no se quede con la idea de que es muy caro porque no es así”, señaló.

Por su parte, el concesionario del country del Jockey Club, José Chacón, señaló: “La idea es que la gente se acostumbre a comprar en la cantina, nosotros los tentamos con precios bajos que están un 10 o 15 por ciento más que en el super”.

Chacón dice que se conforma con que se den días lindos de continuidad por ejemplo jueves, viernes, sábado y domingo, así se arman los grupos. Él cumple el tercer período de concesión de esa cantina: “Conozco el tema, la primera vez fue desde el año 73 hasta el 78, después del 81 al 85 y ahora hace un año que estoy de nuevo”.

“Si cada persona que viene a la pileta gastara al menos 5 pesos por día en la cantina, en vez de llevarse la conservadora desde su casa, trabajaríamos mejor”, estima María González. “Igualmente mucha gente nos responde satisfactoriamente; cuando los días son buenos, vendemos de 10 a 15 docenas de pastelitos, más de 80 kilos de papas fritas en cono, además de gaseosas, helados, galletitas, cigarillos, etc.”; manifiesta la concesionaria de Argentalia.

Comentá la nota