TEMPERLEY | SOCIEDAD Ordenaron el desmantelamiento de la antena del Lawn Tenis

Tras varios meses de reclamos vecinales para que desarmen la antena de telefonía celular que está ubicada en el interior del Lawn Tenis de Temperley, y luego de que los residentes de la zona presentaran un recurso de amparo, el juez Raúl Donadío ordenó que se desarme la torre. Los vecinos celebraron la resolución y advirtieron que seguirán atentos a la causa.

El numeroso grupo de vecinos que desde hace varios meses exige el desarme de la antena de telefonía celular que está ubicada en el interior del Lawn Tenis de Temperley ha logrado un importante adelanto en su lucha, dado que el juez Raúl Donadío, de la Justicia de Lomas de Zamora, se expidió a favor del reclamo de la gente e intimó a la empresa prestadora del servicio de telefonía y a la Municipalidad de Lomas de Zamora a “desmantelar la torre”.

La noticia llevó alegría y tranquilidad a los residentes de la zona, que aseguraron estar “muy conformes” con la medida, que se tomó apenas 24 horas después de que ellos presentaran un recurso de amparo.

“La orden de Donadío es muy importante para nosotros y consideramos que se trata de un paso esencial en nuestra causa. Hace varios meses que nos juntamos cada viernes a las 19 en la esquina del club para debatir y conocer los avances. La intimación es tanto para (la empresa) Claro como para la Municipalidad, y se les ordenó retirar la antena lo antes posible”, señaló Norma Arceri, en diálogo con Info Región.

Y agregó: “La Justicia finalmente nos dio la razón y eso nos llena de emoción. Ojalá se destrabe toda la situación lo antes posible”.

En ese contexto, la gente aseguró que el reclamo no se trató de un “capricho”, sino que se intentó “preservar la salud de los habitantes del barrio”.

“Ese tipo de artefactos no pueden estar colocados en clubes ni tampoco cerca de las escuelas, y eso no fue respetado. Con esto intentamos preservar nuestra propia salud y la del resto de la gente que vive en las inmediaciones. Nos sentimos muy contentos con el fallo, pero de todos modos todavía falta un arduo trayecto hasta que veamos el último trozo de metal en el suelo”, remarcó Miguél Ángel Gargiulo a este medio.

Y afirmó: “Primero logramos que clausuren el ingreso a la torre y ahora tenemos la orden de desmantelamiento, pero no tenemos que bajar los brazos en ningún momento”.

En tanto, los vecinos detallaron que el juez de menores se hizo cargo de la causa, debido a que los Tribunales de Lomas atraviesan el período de feria judicial y los expedientes son sorteados entre las fiscalías de turno.

“No tenemos ningún enfrentamiento personal con la firma (Claro), ni tampoco con las autoridades (del club). Estamos preservando el bienestar del barrio. De todos modos seguiremos reuniéndonos semanalmente para poder concretar nuestra lucha lo antes posible”, concluyó Gargiulo.

Comentá la nota