TEMPERLEY | RECLAMO VECINAL Con otro cacerolazo rechazarán la antena del Lawn Tennis

Los vecinos que residen en las inmediaciones del Club volverán a manifestarse el martes para exigir el desmantelamiento de la antena de telefonía celular que fue instalada en el predio ubicado en la calle Ituzaingo al 200, Temperley. "Realizaremos otro cacerolazo para pedir que no habiliten la antena y no bajaremos los brazos hasta lograr nuestro cometido", sostuvieron los residentes de la zona, en diálogo con Info Región. Aseguran que el presidente de la institución también pidió que la quiten de allí.

Los residentes de Temperley que hace cinco meses exigen la desmantelación de una antena de telefonía celular que fue instalada en el interior del Lawn Tennis volverán a realizar un cacerolazo para que las autoridades del establecimiento escuchen su reclamo. En ese sentido, dialogaron con Info Región y adelantaron que la medida de fuerza se concretará el martes por la noche, cuando los miembros de la institución se preparen para jugar "La copa amigos", que organiza el espacio de la calle Ituzaingo al 200.

"Si no recibimos novedades antes del martes 5 de mayo volveremos a realizar un cacerolazo frente al Lawn Tennis, no nos quedaremos de brazos cruzados y lucharemos para que desmantelen la antena. Esa fecha se jugará una nueva etapa de ‘La copa amigos’ y queremos que los vecinos y miembros del club conozcan lo nocivo que es tener una antena de celular cerca", resaltó Norma Arceri, que participa de la cruzada, en diálogo con este medio. Y agregó: "No podemos quedarnos tranquilos en nuestras casas mientras continúa la antena en el club, tenemos las leyes a nuestro favor y lo único que falta es que las hagan cumplir".

Por otro lado, Arceri relató que desde el Lawn Tennis también exigieron la desmantelación, tras la protesta efectuada días atrás.

"El presidente del club, Roberto Echagüe, fue al tribunal de faltas de Lomas de Zamora y solicitó que desmantelen la antena, es un avance más en nuestra lucha. Es muy peligroso para la salud de todos nosotros que se instale una antena en ese espacio, por suerte las autoridades del establecimiento lo comprendieron a tiempo", señaló Arceri.

En enero, el grupo de residentes habían logrado que se dictara la orden de desmantelamiento del artefacto y la lucha parecía haber llegado a su fin. Sin embargo, a mediados de febrero el caso pasó a los Tribunales de San Martín y allí la empresa obtuvo el permiso para continuar con la instalación.

Con "indignación e impotencia" continuaron peleando y presentaron un recurso de amparo, pero el 17 de abril fue revocado el pedido.

Desde el comienzo de la lucha, quienes viven en la zona consultaron a la Defensoría del Pueblo, la cual señaló que la antena "no puede estar a menos de 350 metros de una institución escolar" y en este caso sólo a 100 metros hay un jardín, el 919, además de la Escuela 36, el Sanatorio Juncal y varios hogares geriátricos, entre otras instituciones.

Comentá la nota