Temor de suicidio entre legisladores de Gran Bretaña

Lo denunció una diputada. Es por el escándalo por el exceso de gastos.
L a campaña mediática para exponer a los diputados británicos en el escándalo del exceso de gastos es tan feroz y personal, que ha puesto a algunos legisladores "al borde del suicidio" y se ha convertido en una "caza de brujas".

La advertencia fue hecha por Nadine Dorries, una diputada conservadora por Mid Bedforshire, que explicó en una entrevista al programa Today de radio 4 BBC que se estaba creando "una atmósfera de terror" en el Parlamento.

"La gente esta seriamente comenzando a quebrarse. El último día en el Parlamento antes del receso de esta semana fue, yo diría, completamente insoportable. Yo nunca estuve en una atmósfera o medio ambiente así, con gente caminando con terror en sus ojos y otra genuinamente preocupada preguntándose: ¿Has visto a menganita y sutanito?. ¿Ellos están en sus oficinas?. No los he visto por días".

Dorries dijo que "hay una serie preocupación de que esto ha llegado a un punto que es insoportable manejarlo para cualquier ser humano". Lo que el Telegraph esta ejecutando es una caza de brujas estilo McCarthy" aseguro, en referencia al diario conservador The Daily Telegraph, que lleva 14 días encabezando las investigaciones, después de haber comprado los datos que dieron origen al escándalo.

Sus declaraciones confirman las que había escrito en su blog, en lo que parece una respuesta a las acusaciones a los legisladores y su decisión de no dejar arrastrar su reputación en el barro, aun cuando no han violado ninguna ley de la Cámara de los Comunes.

En el blog, ella escribió: "La atmósfera en el Parlamento es insoportable. La gente está constantemente chequeando si los otros están bien. Cada uno tiene miedo a un suicidio. Si no vemos a alguien, se llama a las oficinas y se chequea si están allí".

David Cameron, líder del Partido Conservador, trato de minimizar los miedos de su legisladora. "Por supuesto, los diputados están preocupados por los que esta pasando pero francamente los diputados deben preocuparse por lo que sus votantes piensan", aseguro Cameron. El joven líder conservador se mostró comprensivo con la furia de la opinión pública contra los parlamentarios.

"Hay un humor en el público. Están muy enojados, tienen el derecho de estar enojados y pienso que le dará a los grandes partidos una patada", en las elecciones europeas del próximo 4 de junio.

Cameron uso el rigor para hacer callar a Anthony Steen, un famoso diputado Tory, que afirmó que las denuncias de excesos en los gastos de los pasrlamentasrios, era un producto de "la envidia" que sentían en su distrito, por su enorme mansión en Devon. Le advirtió que seria echado "tan rápido que sus pies no van a tocar el suelo".

Comentá la nota