Un temor llamado fraude

Sectores de la oposición consultados por Hoy aseguran que están dadas las condiciones para que haya casos de fraude en las próximas elecciones. Piden la intervención de la OEA y reclaman acciones preventivas a la Justicia Electoral
En los años ‘30, luego del derrocamiento de Yrigoyen, la denominada República Conservadora instauró en la Provincia lo que se dio en llamar "fraude patriótico". Fue un sistema que consistió en la persecución de los adversarios políticos y en el uso de la fuerza para controlar el voto de los ciudadanos, falseando el resultado de los comicios. El objetivo era evitar que se repitiera el triunfo que logró el radicalismo en 1931, comicios que fueron anulados por el entonces gobierno de facto.

Pasaron más de 70 años y ya no existen los compadritos de los ‘30, que metían terror en las calles. Pero en la Argentina de hoy quedan algunas reminiscencias de aquella época oscura para la vida institucional del país. Ocurre que, ante el adelantamiento de las elecciones, existe un temor generalizado en la oposición acerca de que se produzcan irregularidades en la votación que puedan influir en los resultados.

Aún está fresco lo ocurrido en las elecciones de 2007 en las que, si bien Cristina Fernández obtuvo un claro triunfo, hubo numerosas denuncias que llegaron a la Justicia sobre irregularidades en varios distritos de la Provincia. El propio Felipe Solá, que encabezó la lista del kirchnerismo en 2007, intentó bañarse con agua bendita y reconoció días atrás que hubo casos de fraude en esos comicios.

El problema no es una sensación, sino una realidad concreta que puede volver a ocurrir. Incluso, la Coalición Cívica está esperando que la jueza con competencia electoral, María Servini de Cubría, se expida acerca de un pedido para que la Justicia Electoral le solicite a la Organización de Estados Americanos (OEA) que envíe veedores a municipios claves del Conurbano bonaerense, donde se sospecha que puede haber fraude.

A diferencia de los años ‘30, los mecanismos que pueden contribuir a falsear los resultados de una elección se han modernizado. Distintos partidos de la oposición denuncian irregularidades en la designación de las autoridades de mesa, como así también el robo sistemático de boletas opositoras (ver aparte).

Un tema no menor es el sistema de fiscalización de los partidos políticos, que se ve dificultado debido al adelantamiento de las elecciones. "Es muy posible que haya irregularidades de nuevo. Solamente en la Tercera Sección Electoral, se necesitan 9 mil fiscales para controlar el comicio. Eso es casi imposible de conseguir. Igualmente estamos realizando una convocatoria a voluntarios para que sean fiscales, brindándoles capacitación permanente para intentar que no vuelvan a ocurrir las irregularidades de la elección pasada. Va a ser muy difícil fiscalizar en algunos distritos del Conurbano", le dijo a Hoy el vicepresidente segundo de la Cámara de Diputados bonaerense, Walter Martello, que es oriundo de Esteban Echeverría y que va por la reelección de su banca. Martello, junto con el diputado nacional Adrián Pérez, presentó una denuncia penal ante el Juzgado Electoral que preside manuel Humberto Blanco, por diversas irregularidades en los comicios de 2007. "Nos citaron para ratificar la denuncia, pero luego no se movió. Debe estar archivada", se lamentó Martello.

La preocupación por las posibles irregularidades es compartida por la Unión Cívica Radical (UCR). Pese a ser un partido centenario, los resultados electorales adversos hicieron que radicalismo se desestructurara en el Conurbano bonaerense, por lo que tampoco tiene garantizado un sistema de fiscalización sólido para evitar posibles fraudes.

Esta preocupación llevó a que el presidente de la UCR bonaerense, Daniel Salvador, se reuniera el último jueves con el juez Blanco en la capital bonaerense. "Le entregué un petitorio para que se tomen medidas para evitar fraudes. Por ejemplo, no permitir que en los centros de votación se siga votando a las 9 de la noche, como pasó en 2007. También se tienen que habilitar más lugares de votación y hacer que haya menos electores por mesa para evitar las colas interminables. También se tiene que hacer más eficiente el sistema para designar autoridades de mesa, para evitar que aquellos que no concurren sean reemplazados por gente del oficialismo", dijo Salvador a Hoy.

La necesidad política del Gobierno nacional, que está en franca debacle, hizo que se adelantaran cuatro meses las elecciones. ¿Estará garantizada la transparencia? Existen muchas dudas.

Preocupación por los preparativos electorales

Confirmado el adelantamiento del proceso electoral para el próximo domingo 28 de junio, las autoridades electorales de la Provincia comenzaron a realizar preparativos para poner en marcha toda la mecánica necesaria para que millones de personas puedan acudir a las urnas a elegir a sus candidatos.

En ese contexto, días atrás se desarrolló en la Gobernación bonaerense un encuentro entre Daniel Scioli y el vicepresidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis Genoud, el presidente de la Cámara Electoral provincial, Manuel Blanco, y el titular de la Cámara Federal de La Plata, Antonio Pacilio, con el fin de repasar necesidades con miras a los próximos comicios legislativos que se adelantarían para el 28 de junio.

Scioli atendió a las problemáticas planteadas desde la Cámara Electoral y proyectó una serie de acciones tendientes a ordenar todos los aspectos vinculados al acto comicial 2009, acompañado por el vicegobernador Alberto Balestrini y el jefe de Gabinete, Alberto Pérez.

Entre los temas abordados figuró la necesidad de reforzar el trabajo administrativo que permita actualizar los padrones, sobre la base de que aproximadamente 2 millones de casos deberán ser modificados a raíz de "altas, bajas y cambios de domicilios".

Paralelamente, fuentes del alto tribunal provincial indicaron a Hoy que en la reunión se le pidió a Scioli acelerar la reparación de los galpones en los que se depositan las urnas previo al acto electoral en La Plata. Es que estaba previsto llamar a licitación para dichas mejoras, pero las autoridades electorales recomendaron acelerar los trámites y garantizar el arreglo para no correr riesgos.

Principales irregularidades denunciadas

Robos de boletas:

En las elecciones de 2007, la Coalición Cívica denunció ante la Justicia Electoral que cientos de mesas en todo el país sufrieron el robo sistemático de boletas de partidos de la oposición, y ciudadanos que, al ir a votar no encontraban la boleta de su partido, eran invitados por autoridades de mesa a votar por otros candidatos.

Designación de autoridades de mesa:

La serie de irregularidades comienzan, según distintos partidos de la oposición, en el momento mismo de la designación de autoridades de mesa y con la falta de previsión de agentes estatales para suplantar a aquellos que no se presentaron a cumplir con la carga pública que les había sido impuesta o que no fueron notificados debidamente. Hubo muchos casos en que los fiscales del oficialismo asumieron el control de las distintas mesas en las que tenía lugar el comicio. Situación que debilita la confianza y arroja sospecha sobre la imparcialidad de la máxima autoridad de la mesa. La oposición está reclamando que las autoridades de mesa sean personal de la

dirección de Escuelas (docentes) y de la Justicia.

Voto cadena:

Se entrega a los sufragantes, fuera del lugar de votación, sobres con las firmas de las autoridades mesa y con las boletas de determinado partido, que deben ser introducidas dentro de la urna. El votante, luego, tiene que entregar al puntero político de la zona el otro sobre (vacío) que le dan en el lugar de votación, y recibe la contraprestación económica convenida. Así, el puntero se asegura que la boleta de su partido que había sido entregada efectivamente fue depositada en la urna.

Boletas planchadas:

En el recuento de votos aparecen numerosas boletas sin los dobleces que deberían tener al estar introducidas en un sobre. Es decir, son introducidas durante el escrutinio.

Adulteración de las actas de escrutinio:

Hubo denuncia en 2007 de que aparecieron actas de escrutinio firmadas por las autoridades de mesa, pero que no incluían los resultados. Es decir, se inventaban los datos en favor de determinado partido.

El reparto de electrodomésticos

Las posibles irregularidades no sólo se dan durante el día de votación, sino que también se registran durante la campaña. Por ejemplo, la Justicia Federal procesó al viceministro de Desarrollo Social, el platense Carlos Castagneto, por haber distribuido electrodomésticos de planes oficiales en barrios carenciados con el objetivo de cosechar votos en favor del Frente para la Victoria en las elecciones de 2005 y 2007.

El fiscal federal Federico Delgado llegó a la conclusión de que tanto en 2005 como en 2007, cuando Castagneto fue candidato a intendente de La Plata, el ministerio de Desarrollo Social usó fondos públicos de manera indebida para cooptar voluntades con fines electorales. ¿Se tomará algún recaudo para que esta forma de clientelísmo no vuelva a ocurrir?

"El sistema tiene fallas"

Por Laura Alonso

Especial para Hoy

"El sistema electoral argentino tiene fallas, pero ello no lo condena al fraude. La ciudadanía puede hacer mucho el día de las elecciones para colaborar con la organización y garantizar más transparencia:

1) Si nos citan para ser presidentes de mesa, debemos presentarnos y además leer el manual de capacitación y tomar algún cursillo breve que ofrecerán las autoridades públicas y seguramente alguna ONG.

2) Los ciudadanos debemos estar atentos a todo lo que sucede dentro del lugar de votación y colaborar para que las cosas salgan ordenadamente.

3) Los fiscales de los partidos deben estar lo suficientemente capacitados como para saber que todas las irregularidades deben ser registradas en el acta de cierre por el presidente de mesa y también deben tener compromiso democrático y denunciar irregularidades inmediatamente, con "evidencias", ante la Justicia.

Los ciudadanos debemos usar todas las herramientas a nuestro alcance para controlar y denunciar irregularidades: desde tomar fotografías y filmaciones con nuestro celular y subirlas a la web, hasta pedir hacer una denuncia en la Justicia ante las autoridades competentes que estén en el lugar de votación.

Es importante que el ministerio del Interior garantice, como en la elección anterior, que se publiquen en la web los telegramas de todas las mesas. También, deberían publicarse aquellos con "incidentes".

Comentá la nota