El temor y la incertidumbre hacen tambalear a los mercados internacionales

Las bolsas del Viejo Continente operaban con leves bajas, agobiadas por el conflicto en el sector automotriz de EE.UU.; las plazas asiáticas, a excepción de Shanghai, se inclinaron hacia abajo; expectativa en Wall Street
La incertidumbre y el miedo volvían a adueñarse de los mercados de todo el mundo, después de que las empresas automotrices de Estados Unidos lanzaran un dramático pedido a las autoridades de ese país para poder sobrevivir.

En ese contecto, las bolsas operaban con prudencia y mayormente en baja pese al repunte conseguido ayer por Wall Street. Los principales mercados europeos abrieron con ligeras bajas.

El índice FTSE de la Bolsa de Londres perdía un 1,56%, mientras que el DAX de la Bolsa de Fráncfort, principal indicador de la zona euro, lo hacía un 1,59%. Mientras tanto, el CAC de París retrocedía un 1,58%. En cambio, el Ibex de la Bolsa de Madrid caía un 1,16%.

En Asia. Por su parte, la mayoría de las plazas asiáticas registraron pérdidas: 0,66% en Tokio, 0,77% en Hong Kong, 1,9% en Seúl y 0,7% en Sídney.

"La confianza de los inversores ha sido diezmada (...) y mucha gente ya se mentalizó con que el bajón (de la economía) será mayor", dijo a la agencia Dow Jones Newswires el director de investigaciones de Firs NZ Capital, Barry Lindsay.

La Bolsa de Shanghai terminó en cambio con una fuerte alza del 6,05% tras haber caído en proporciones similares la víspera, gracias a la compra de acciones a bajo precio, especialmente en el sector energético, según los corredores.

En Estados Unidos, los presidentes ejecutivos de Ford, Chrysler y General Motors trataron de convencer ayer a los congresistas de duplicar la ayuda a la industria automotriz, luego de la aprobación de una partida de 25.000 millones de dólares en septiembre, que no fue distribuida.

Para obtener liquidez, Ford vendió un 20,4% del capital del japonés Mazda Motor por unos 425 millones de euros, y General Motors su 3,2% en Suzuki Motor por 180 millones de euros.

Comentá la nota