Temen que el Rally Dakar perjudique áreas naturales

Organizaciones científicas dicen que se pueden producir daños en patrimonios valiosos. El Gobierno mendocino asegura que habrá un control estricto sobre la prueba.
El Rally Dakar Argentina-Chile que comenzará el 3 de enero próximo y que cubrirá 9.500 kilómetros dentro de territorios de ambos países, es visto con preocupación por ecologistas y arqueólogos, que han advertido posibles daños en reservas culturales y de flora y fauna.

La mega competencia, que tradicionalmente se ha corrido en África, recorrerá escenarios del país en una extensión de 6.000 kilómetros, 1.100 de los cuales corresponderán a Mendoza.

La enorme organización estará en nuestro suelo durante los días 7, 8 y 9 de enero, atravesando Malargüe, San Rafael, San Carlos, San Martín, Lavalle y Las Heras.

Desde el punto de vista turístico y económico, varias oficinas estatales, como la Secretaría de Turismo, ven al evento como una gran oportunidad para introducir a la provincia en el mundo.

Sin embargo, y sin negar esa realidad, diversas instituciones científicas y ambientales han advertido que "los perjuicios patrimonios culturales, vivos o fósiles, pueden ser severos e irreversibles".

En el gobierno de la Provincia, han manifestado que hace meses que se trabaja en la cobertura de seguridad ambiental a raíz de la prueba y que inclusive se podría exigir, a los organizadores del desafío, el cambio de itinerarios si las circunstancias lo ameritan (ver aparte).

Empero, bajo el título "Seguimos comprando espejitos de colores", la Asociación de Arqueólogos Profesionales de la Argentina (Aapra), de la cual es presidenta la doctora Norma Ratto, de Tucumán, ha formulado diversas advertencias en modo de queja.

"El Dakar -dice la organización- es más una carrera de resistencia que un rally convencional y los vehículos (camiones, autos, motos, entre otros), se desplazan por terrenos donde no existen vías de circulación, sino que deben hacer la ruta al andar".

La doctora Ratto se pregunta además: "¿Dónde, en esa visión de los facilitadores gubernamentales, promotores y auspiciantes, quedan posicionados los artículos de la Ley General del Ambiente que determinan la política ambiental nacional, la ley 25.743/03 de protección de los bienes arqueológicos y paleontológicos y las leyes provinciales referidas a las temáticas mencionadas, de las cuales Mendoza tiene una extensa y rica variedad?"

"El comportamiento de nuestros representantes ante este rally deja expuesto que en nuestro país las leyes protectivas ambientales tienen alcance ?discursivo', pero no ?ejecutivo', dado que la letra escrita sin acción del Estado para su cumplimiento, es letra vacía".

En Mendoza

También en nuestra provincia hay pronunciamientos con respecto al evento deportivo y sus posibles consecuencias.

El director del Área Fundacional de la Ciudad de Mendoza, Horacio Chiavazza, expone su preocupación.

"Muchos de los sitios que los arqueólogos hemos trabajado en precordillera y sobre todo en las llanuras del norte (Lavalle, Santa Rosa), centro (San Carlos) y sur provincial, se encuentran en lugares que serán objeto de los recorridos de 82 camiones, 188 autos y 230 motos (sin contar los equipos de auxilio y asistencia), es fácil predecir que en el itinerario se pasará por ocupaciones muy antiguas, de más de 4.000 años. Es fácil predecir que la destrucción puede ser irreparable".

En tanto, Adolfo Gil, doctor en Ciencias Naturales, perteneciente al Museo de Historia Natural de San Rafael, refiere que "toda actividad que salga de los caminos reglamentados tiene potencial de afectar al medio ambiente y el registro arqueológico".

Por su parte, la organización ambientalista Oikos aspira a que la carrera no pase por sitios de significancia ecológica, que contengan valores de conservación relevantes.

"El seguro de caución que se exigirá está bien, pero deben haber otros resguardos ambientales, para que el gobierno no tenga que salir a cubrir el daño ambiental de los privados", aseguró Eduardo Sosa, presidente de la entidad. Pero añadió que "al parecer Mendoza ha tomado recaudos y por eso queremos acceder al expediente para saber cómo están las cosas".

En general, se interpreta entre científicos y observadores locales que la magnitud del desafío automovilístico impedirá, aunque el Gobierno ponga la mejor buena voluntad, un control estricto. "Nos queda esperar que si hay deterioros, se puedan corregir y no sean irreversibles", dijeron los ambientalistas.

Comentá la nota