Temen que se radicalicen las protestas

Los empresarios creen que puede haber una escalada de enfrentamientos sindicales
Los empresarios presienten que el caso Kraft puede llegar a convertirse en el primer paso de una escalada y radicalización de los conflictos sindicales en la Argentina. Con una mezcla de preocupación y resignación, sostienen que la toma de la ex planta de Terrabusi, que se extendió a lo largo de casi 40 días, podría estar inaugurando una etapa de enfrentamientos más violentos. Y en voz baja admiten que prefieren negociar con Hugo Moyano y la cúpula de la CGT antes que tener que enfrentar a comisiones internas más combativas y muy politizadas.

"Deberíamos empezar a buscar un modo de resolver las situaciones gremiales dentro de lo que prevé la ley. Independientemente de quién tenga razón en el caso Kraft, el método de cortar las autopistas y tomar las plantas no parece razonable. Hay que desideologizar el conflicto laboral y resolverlo dentro de la ley para que todo sea más tranquilo y aumenten las inversiones", señaló Alejandro Macfarlane, presidente de Edenor y de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica (Adeera).

Los hombres de negocios, además, destacan con inquietud que no se puede evaluar el conflicto de Kraft como un caso aislado. "Lo de Kraft es otro síntoma de la crispación que vive nuestra sociedad. Merece que todos hagamos un esfuerzo para bajar el nivel de conflicto", señaló Juan José Aranguren, presidente de la petrolera angloholandesa Shell.

En forma reservada, el presidente de un grupo europeo fue más duro. "Los sindicatos fuera de control son aún peores que los que ya conocemos, que ya son bastante malos. Es la Argentina que se viene. ¿Vio cómo está creciendo la villa 31? Esta anarquía es la primera muestra del desorden social que viene en la Argentina. Hay que decir, además, que la moderación no es precisamente el ejemplo que da [Hugo] Moyano", sostuvo.

La Unión Industrial Argentina (UIA) y la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) ya se habían encargado la semana pasada de fijar públicamente su posición respecto del conflicto a través de sendas solicitadas en las que precisaban su preocupación por la evolución de la toma de la planta y ayer volvieron a destacar que este tipo de casos no ayuda a mejorar el clima de negocios.

"Lo de Kraft es un problema que, aparte de generar trastornos, crea inseguridad porque la Justicia considera que no tiene que actuar y va perjudicando el clima de negocios. Lo veo con la preocupación con que lo vemos todo. Además, no se acatan las conciliaciones; los delegados tienen fueros; aparecen los activistas? No puedo decir qué hay que hacer, pero nadie tiene derecho a efectuar cortes así", señaló Roberto Domenech, jefe del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) y vicepresidente de Copal.

En tanto, el empresario textil y tesorero de la UIA, Jorge Sorabilla, se declaró esperanzado con que el conflicto de la ex planta de Terrabusi se convierta en un caso testigo para desalentar nuevas ocupaciones de plantas. "El impacto económico para la empresa es muy grande porque no resulta fácil para ninguna compañía estar 40 días con la producción parada, pero al menos esperamos que el desenlace con el desalojo de la fábrica se convierta de un leading case para disuadir futuras tomas de plantas", sostuvo el dirigente.

Desde la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (Uipba), también criticaron la metodología utilizada por la comisión interna de los trabajadores de Kraft. "Es necesario encontrar un camino de conciliación, pero respetando el derecho de la empresa para sancionar a aquellos que infringieron la ley", señaló Pablo Challú, secretario de la entidad bonaerense e integrante del comité ejecutivo de la UIA.

Recital en la Plaza de Mayo

* Delegados de Kraft Food dijeron ayer que tenían previsto realizar hoy, a las 16, un recital en la Plaza de Mayo, en rechazo del despido de los trabajadores y que habrá una nueva asamblea en la puerta de la fábrica para determinar los pasos por seguir tras la reunión en La Plata.

Comentá la nota