Temen que con los balnearios de Playa Grande ocurra lo mismo que con los barcitos de la Bristol

Tal como adelantó 0223.com.ar, concesionarios de los balnearios 4”A”, 7 y 8 de Playa Grande realizaron una presentación administrativa ante el Municipio de General Pueyrredon, a través de la cuál expresan su discrepancia por una ordenanza, impulsada por el intendente Pulti, que otorga a los titulares de esas Unidades Fiscales del señalado Complejo 2 años de prórroga y un derecho a preferencia, en lugar 5 años, como lo indica el pliego de bases y condiciones de sus contratos. Acusan al gobierno municipal de ejercer “abuso de autoridad”.
El Dr. Alberto Morteo, abogado de los concesionarios de los balnearios Paseo de las Toscas y Unidades Fiscales 4 ”A”, 7 y 8 de Playa Grande, que “queda manifiesta la disconformidad de los titulares de las Unidades Fiscales, en virtud de que el pliego de bases y condiciones de sus respectivos contratos preveían que al finalizar los mismos, se darían una prórroga de 5 años más”.

“Estas prórrogas son habituales en la Municipalidad y es una forma de amortizar inversiones. No obstante a eso, y a que la prórroga comenzó regir desde el año pasado, dos o tres concesionarios pidieron cambiarla a 2 años y un derecho de preferencia, por lo que el HCD dictó la ordenanza 18.701 cambiando la prórroga de 5 años por una de 2 y un derecho de preferencia”, declaró el letrado a Radio Brisas.

En ese marco, dijo que sus “clientes no están de acuerdo y quieren hacer valer sus 5 años que ya tuvo principio de ejecución a fines de la temporada pasada, que ya había sido autorizada por el Concejo; es decir, estaban dadas todas las condiciones”.

“Pero ahora aparece esta nueva figura, pretenden imponer eso, y el Director de Recursos Turísticos dice que el que no está de acuerdo se tiene que ir, lo cual es un abuso de autoridad, es incompatible con un gobierno democrático”, agregó.

“A raíz de eso, tuvimos que hacer un planteo administrativo para que resuelva el Intendente y ante el Concejo Deliberante planteando la inconstitucionalidad de algunos artículos de esa ordenanza, porque están violando derechos adquiridos, tutelas judiciales efectivas y otras garantías constitucionales”, expresó más adelante.

Y criticó que "el Director de Recursos Turísticos, Martín Andrés Sala, hace una interpretación inconstitucional de la ordenanza, ya que ordena firmar el convenio o retirarse en un plazo perentorio, y amenaza que de no cumplirse, quitará él mismo todas las pertenencias de los concesionarios; eso es un verdadero abuso de autoridad".

“Tengo un gran temor, ya no sólo como abogado sino también como marplatense, de que ocurra en Playa Grande lo mismo que ocurrió con la Bristol, que haya una iniciativa privada y que no sabemos de dónde viene”, sostuvo, y aclaró que “si el Ejecutivo lo quisiera podría dar a los que optaron por 2 años más una preferencia, y a los otros concesionarios, los 5 que corresponden por contrato. Ahí se terminaría todo el conflicto, pero depende de la decisión del Ejecutivo Municipal”.

Cabe recordar que en 1999, los tradicionales barcitos de la Bristol y su transitada pasarela le dijeron adiós a sus habitúes y peregrinos circunstanciales, por obra y gracia de la infatigable tarea de las topadoras que abrieron camino a lo que actualmente es el Paseo Hermitage.

Finalmente, el Dr. Morteo lamentó que “todo este tema lo hacen explotar a fines de septiembre, cuando se podría haber conversado tranquilamente en marzo o abril”.

Comentá la nota