Temen ataques "tipo guerrilla" en el G-20

Temen ataques
Scotland Yard informó que grupos antiglobalización podrían tener como blanco hoteles donde se hospedarán los líderes
LONDRES.- Las licencias de todos los policías londinenses han sido suspendidas por tres días y las principales entidades financieras de la city londinense han declarado feriado el 2 de abril a raíz de la información recibida por Scotland Yard según la cual activistas antiglobalización se aprestarían a realizar "ataques al estilo de guerrilla" contra los hoteles y residencias donde se albergarán los gobernantes y jefes de Estado que participarán en la cumbre del G-20.

Grupos anarquistas ya colocaron pancartas en las que incitan a "invadir los bancos" y "destruir a los banqueros" en las inmediaciones de ExCel Centre, el vasto centro de convenciones ubicado en el viejo puerto de cargas del sudeste de Londres -ahora parte integral de la city londinense- donde tendrá lugar la cumbre, según lo previsto.

Las autoridades contemplarían ahora la posibilidad de cambiar el sitio del encuentro y no revelar su ubicación hasta último momento.

Unos 10.000 uniformados, incluidos muchos traídos de fuerzas de otras partes del país, patrullarán las calles para garantizar la seguridad de los mandatarios, en lo que se considera será el mayor operativo policial en una década.

El esfuerzo por proteger a quienes participarán de la cita superará el desplegado durante la reunión del G-8 en Gleaneagles, en Escocia, en julio de 2005. Una cumbre que coincidió, y algunos dicen no casualmente, con el atentado terrorista fundamentalista del 7 de julio, que costó la vida de 52 personas en distintos puntos del microcentro de Londres.

Desvelo

Sin embargo, según el periódico The Times , la policía no habría recibido aún reportes de inteligencia que la alerten de preparativos por parte de grupos terroristas. Lo que les estaría quitando el sueño es una serie de eventos planeados a partir del sábado anterior a la cumbre.

Todo comenzará entonces con una marcha por el centro de la capital con el lema Put People First (pongan a la gente primero). Si bien los organizadores tienen fines pacíficos, muchos temen que sirva de excusa para los desbordes. Los recursos de la policía serán puestos a prueba otra vez dos días más tarde con la llegada del presidente de México en una visita de Estado que se extenderá a su participación en la cumbre.

Pero el día de mayor tensión promete ser el 1° de abril, cuando un grupo denominado G-20 Meltdown (Derrite del G-20), supuestamente representante de 67 organizaciones con objetivos tan distintos como la oposición a la guerra y la lucha contra el capitalismo, ha prometido "reclamar la city, lanzándonos sobre la panza de la bestia: el Banco de Inglaterra".

Un mensaje similar fue distribuido por el grupo de anarquistas Wombles: "Mientras los banqueros se llevan la crema de miles de millones de nuestro dinero, hagamos algo para remediarlo: reclamemos el dinero, salgamos a saquear los bancos y mandemos a los banqueros al demonio".

La organización Planet Stupid (Planeta Estúpido), conocida por su activa oposición a la expansión del aeropuerto de Heathrow, está promoviendo la instalación de un improvisado "campamento de cambio climático" en el corazón de la city londinense.

También se aprestaría a interrumpir la celebración del centenario de la petrolera British Petroleum (BP) prevista para esa misma noche en la sede del British Museum.

Desafíos

Uno de los desafíos más grandes para la policía consistirá en garantizar la seguridad de los jefes de Estado, quienes, en su mayoría, se alojarán en sus embajadas en el céntrico barrio de Belgravia, cuando tengan que cruzar con sus limusinas buena parte de la ciudad para llegar al ExCel Centre.

"Scotland Yard está acostumbrado a lidiar con este tipo de problemas. No olviden que tiene a su cargo la seguridad de más de 4500 eventos organizados en Londres por año", sostuvo un vocero de Downing Street.

Se estima que tan sólo la organización del encuentro costará a los contribuyentes británicos unos 30 millones de dólares. Pero la Cámara de Comercio de Londres (LCC, por sus siglas en inglés) advirtió que la posible interrupción de la jornada laboral durante el desarrollo de la cumbre causará pérdidas para el erario de hasta 8 millones de dólares por día.

"Estamos muy orgullosos de que Londres haya sido elegida para ser sede de esta cumbre y estamos seguros de que la policía responderá bien al desafío. Pero no podemos dejar de preocuparnos por el impacto que todo disturbio puede tener en el curso de nuestras actividades habituales", señaló Colin Stranbridge, jefe ejecutivo de la LCC.

Stephen Alambritis, vocero de la Federación de Pequeños Negocios, que representa a más de 200.000 comerciantes y empresarios del país, dijo que su asociación ha aconsejado a sus socios evitar esa semana toda cita de negocios en la capital.

Comentá la nota