La UIA teme más intervenciones del Gobierno en las empresas

La UIA teme más intervenciones del Gobierno en las empresas
Méndez pidió tres veces resguardar la propiedad privada; preocupa el "control" de compañías
El borrador del discurso de Héctor Méndez, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), pasó ayer por varias manos. Era la mañana en el hotel Sheraton, donde terminó la 15a. conferencia fabril, y el empresario del plástico lo testeó con colegas de la junta directiva de la entidad. Tenía que leerlo en el cierre del acto, antes del almuerzo, y algunos le aconsejaron ser más explícito y reiterativo con una cuestión que tiene a todos nerviosos desde hace un tiempo: el resguardo de la propiedad privada.

Méndez les señaló los tres párrafos en que él insistiría en el tema y afirmó que alcanzaba sólo con mencionar la Declaración de Washington del Grupo de los 20 (G-20), aprobada en noviembre de 2008 por el propio Gobierno. Así lo leyó ante casi 800 ejecutivos: "Las reformas frente a la crisis sólo tendrán éxito si están sólidamente fundamentadas en el imperio de la ley, el respeto a la propiedad privada, la libertad de comercio e inversión, así como en unos mercados competitivos con sistemas financieros eficientes y eficazmente regulados", repitió. Su discurso tenía otras dos menciones al respecto.

¿Cree que puede haber más intervenciones del Gobierno en las empresas, Méndez?, le preguntó después LA NACION. "Y... si le dijera que no estoy preocupado, le estaría mintiendo -contestó-. No soy capaz de imaginar el próximo paso. Estoy tan sorprendido últimamente que no sé qué pensar. Por eso lo incluí en el discurso. Yo estuve ahí, en la reunión del G-20, con la Presidenta." La mañana venía cargada. Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Auto, había sacudido a varios desde temprano, en conversación telefónica con la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú, por radio Continental. "Cuando se hizo la peor de las confiscaciones, que fue la de las AFJP, donde le robaron a la gente, no vi a tanta gente de la oposición diciendo que era una barbaridad. Ahora se dan cuenta de que fue una barbaridad. Esta gente se llevó la plata de muchos ahorristas", disparó.

Rattazzi es a menudo aplaudido a escondidas por algunos de sus pares. Días atrás, empresarios de inmejorable relación con la Casa Rosada lo felicitaron con una palmada: "Seguí así -le dijeron-. Como sos inimputable, decís muchas de las cosas que nosotros no podemos".

Ayer, en uno de los paneles, el senador radical Ernesto Sanz, uno de los más Aplaudidos y elogiados en la conferencia, fue bastante más allá con el tema: "Embaten contra ustedes. El poder, por primera vez en la Argentina, mutó la clásica corrupción de funcionarios que se enriquecen con coimas: ahora el poder se queda con las empresas, se queda con los sectores. Hay que resistir hasta el 2011, señores".

En una línea, la UIA resumió toda esta preocupación en el extenso documento difundido en Pilar, una fuente inagotable de asuntos callados en el transcurso de los últimos seis años: habla de las dudas generadas acerca del Indec, a lo que se suma, agrega el texto, "la política comercial interna, basada en un control sobre las empresas y precios [...], que atentó contra la producción y el empleo".

El mismo día de conocido el trabajo, Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema de Justicia, advirtió, en términos generales y aclarando que no hablaba del presente -como lo hace desde hace meses en cada intervención pública-, la necesidad de resguardar la propiedad privada. Y hace un mes, en Mar del Plata, durante el coloquio de IDEA, uno de los hombres de negocios más poderosos de la Argentina se salió de las casillas en una acalorada discusión con LA NACION y soltó, acaso sin reparar demasiado en lo que decía: "Usted no entiende. Néstor está loco. Nos va a terminar expropiando a todos".

Aun así, las comparaciones no van a la Venezuela de Hugo Chávez. "No se equivoque -corrigió ayer a LA NACION un miembro de la entidad fabril-. El modelo no es la expropiación. Acá el riesgo es que quieran entrar amigos del poder. Mire Kraft; mire Zanón, en Neuquén: la está manejando Madame Bonafini."

Aplausos en el recuerdo

En realidad, la historia reciente de la UIA es contradictoria. El 22 de octubre de 2008, representantes de su junta directiva aplaudieron, en la Anses, con la presidenta Cristina Kirchner, el anuncio de la estatización de las AFJP. Y hay fotos del 9 de junio de 2008 que muestran a la cúpula fabril celebrando, en la Casa Rosada, el destino de los fondos de la frustrada resolución 125 a 30 hospitales y otras instituciones.

El tiempo ha curado algunas heridas. El documento industrial difundido en Pilar pide terminar con el conflicto agropecuario. Y Hugo Biolcati, presidente de la Rural, y otro de los presentes en el Sheraton, invitó ayer a Méndez al acto del 10 de este mes, en el Rosedal, cuando asuman las nuevas autoridades en el Congreso. La Comisión de Enlace irá además mañana a un almuerzo que la Asociación Empresaria Argentina tendrá con el ex presidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso (ver aparte).

LA NACION le preguntó a Biolcati qué significaban para el sector tantas invitaciones juntas y qué reacción creía que podrían suscitar en el Gobierno. "Qué sé yo -contestó-. Ya no se entiende nada: das un paso para acá, y es un gesto; lo das para el otro lado, y se interpreta de otra manera."

Secretos industriales

Una misteriosa fotocopia sobre el pasado de Duhalde

Hablaba Eduardo Duhalde y, en silencio, empezó a circular por las mesas la fotocopia de un viejo artículo periodístico del diario Clarín, fechado el 19 de noviembre de 2003, seis meses después de la asunción de Néstor Kirchner como presidente. Como mancha venenosa, el misterioso papel llegó a manos del cronista de LA NACION, que leyó, a cuatro columnas: "Duhalde dice que no apoyar a Kirchner es traicionar a la patria". El encargado de pasarlo susurró: "Lindo, ¿no? Las tenía un tipo de ahí, hizo varias". Picardías de algún fanático del archivo.

Vecina al volante busca tomar el té gratis

Furiosa y a los gritos contra la realización de la conferencia, una vecina de Pilar llevó, anteayer, su Volkswagen Fox casi hasta dentro del Sheraton. Con las ruedas traseras sobre la escalera, y a metros de la puerta giratoria, se quejaba de que la fila de autos le impedía pasar por una calle lateral. La intervención del personal de seguridad no la disuadió: "Yo saco el auto, pero ustedes les van a dar, gratis, la merienda a mis hijos", dijo. Muy avergonzados, cuatro adolescentes bajaron del vehículo y se metieron en el pub, donde se les dio amablemente algo de tomar.

¿Compre nacional? Sí, menos en las biromes

Como es habitual, el encuentro de la UIA tuvo más de medio centenar de sponsors de primer nivel, todos con sus nombres estampados en el escenario. Las empresas más chicas optaron, en cambio, por meter un folleto o una birome con su logo en cada uno de los 800 bolsitos que se repartieron entre los asistentes a la conferencia. La UIA defiende el compre y la industria nacional, pero algunos de los presentes quedaron estupefactos al sacar varias de las biromes y advertir su verdadero origen de fabricación: "Made in China". Que no se diga...

La Comisión de Enlace se reúne con AEA

El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, informó ayer en la conferencia de la Unión Industrial Argentina (UIA) que la Comisión de Enlace de entidades del campo se reunirá mañana con la cúpula de la Asociación Empresaria Argentina (AEA). Los ruralistas están realizando una serie de encuentros con entidades empresariales para invitarlas al acto que realizarán el jueves de la semana próxima en Palermo para apoyar a los legisladores del campo que asumirán sus bancas ese día. "Hay una agenda del Gobierno que es de prepotencia y del capitalismo de amigos", dijo Buzzi, y añadió: "En 2010 hay que poner las bases de una agenda distinta".

Comentá la nota