Teme EE.UU. un rebrote de la gripe A

La Casa Blanca advirtió que el virus puede llegar a afectar a la mitad de la población; pronostican hasta 90.000 muertes durante el invierno
WASHINGTON.- Millones de cartas salieron en los últimos días con el mismo mensaje: "Se convoca de forma urgente a los padres de los alumnos a una vital reunión informativa". Los mensajes de alerta se distribuyen por todo el país, con un llamado a sumarse al más vasto operativo que se conozca contra la gripe A, también conocida como gripe porcina.

Ante el inicio del nuevo curso lectivo, esta semana, Estados Unidos se prepara para una movilización sin precedente para enfrentar los riesgos de la nueva gripe, que, según prevé la Casa Blanca, "puede llegar a afectar a la mitad de la población" durante este invierno.

Temerosos de su posible condición de centro de contagio, escuelas, universidades, clubes, bibliotecas, albergues estudiantiles y todos los centros vinculados con la educación están en alerta ante la inminente reanudación de actividades.

La nueva gripe "es una grave amenaza a la salud pública" que puede contaminar hasta el final del próximo invierno "a la mitad de la población del país" y puede costar la vida "a cerca de 90.000 personas", advirtió la semana pasada el gobierno de Barack Obama.

Una de las medidas más extremas en varias universidades es la preparación de espacios para aislar alumnos, en caso de que presenten síntomas y no puedan ser atendidos por sus familiares. En este país, es muy frecuente que los alumnos se trasladen a otra ciudad para sus estudios, y eso complica la atención médica ante la pandemia.

La movilización a la que se asiste para prevenir el riesgo de contagio no tiene precedente. Pero como punto vulnerable figura el hecho de que su eficacia descansa, en buena medida, en la necesidad de contar con una vacuna que, si bien avanza con éxito, aún no está terminada.

La intención oficial es contar con la inmunización en las próximas semanas y empezar inmediatamente la campaña de vacunación.

"El problema no es que este virus sea más mortal que otro virus de la gripe, sino que va a infectar a más personas de lo normal porque es un nuevo virus y pocas personas están inmunizadas", añadió la Casa Blanca en un informe, elaborado por el Consejo Presidencial en Ciencia y Tecnología (Pcast).

"Es poco probable que el H1N1 de 2009 se asemeje a la pandemia mortal de 1918-1919", uno de los casos de contagio más graves en la historia de este país", agrega. Pero sí admite que "constituye una grave amenaza para la salud pública de la nación" y que "la severidad de su impacto dependerá, para muchos, del comportamiento de los individuos".

La prensa local ha sumado su apoyo en la campaña para lo que se considera un invierno vital para determinar las posibles reacciones de defensa ante el virus.

Los consejos están todo el día en radio, televisión y medios impresos: lavarse las manos con frecuencia y permanecer en la casa si se está enfermo son los dos primeros.

Entre las novedades, figura un especial pedido a las empresas para que "no presionen" a sus empleados a que concurran a trabajar si se sienten enfermos. "Durante años, nos hemos jactado de nuestra responsabilidad por el trabajo. Ahora, nos jactaremos de nuestro sentido común", dijeron las autoridades de la Secretaría de Comercio.

La preocupación es que, en medio de la recesión, el creciente desempleo y las condiciones más precarias de trabajo, el temor a perder el puesto de trabajo se imponga sobre la necesidad de quedarse en la casa ante la presencia de síntomas de gripe A y eso termine favoreciendo la expansión del virus.

"Es increíble. Pero la recesión y el escenario económico de dificultad también tienen impacto sobre la expansión de la pandemia", dijo Stephanie McMullock, de la Universidad Johns Hopkins.

La movilización familiar previa al inminente comienzo de las clases es otro de los puntos vitales para la prevención del contagio. "La idea es prevenir a los padres para que no envíen a sus niños al colegio ante el menor síntoma", fue la explicación. En buena parte del país, el ciclo escolar empieza esta semana. Pero en aquellos distritos donde el inicio fue anticipado, comenzaron ya los síntomas y el miedo.

En cuanto a la vacuna, la intención de las autoridades es inmunizar a por lo menos el 50% de la población en cuestión de meses, según dicen colaboradores de la responsable de Seguridad Interna, Janet Napolitano. Eso implica inocular a más de 100 millones de personas en cuestión de semanas. "No hay precedente de algo así en el pasado reciente", dicen las mismas fuentes, conscientes de que corren contra el reloj.

La buena noticia es que las pruebas para la vacuna avanzan. Hace dos semanas, se aplicaron inyecciones al primer grupo de voluntarios y, hasta ahora, "superaron la prueba con éxito y sin efectos secundarios", dijo el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci.

En la fase de producción, se prevé que cerca de 50 millones de dosis quedarán a disposición del público a mediados de octubre. No hay certeza aún sobre el costo de cada unidad, el precio de venta y cómo se podrá acceder a ella.

Cerca de 8000 personas fueron hospitalizadas en este país a causa de la gripe A. De ellas, las cifras oficiales hablan de 522 muertos desde abril. Sin embargo, parece claro que el virus se ha propagado mucho más de lo que dicen las cifras oficiales, y la expectativa es que haya un nuevo brote con la llegada de los primeros fríos.

El equipo de emergencia tiene plena conciencia de lo rápido que se propagó el virus en América latina, y eso ha colaborado para dar más impulso al operativo de prevención.

Comentá la nota