"No hay tema urgente por tratar en extraordinarias"

El jefe de la bancada kirchnerista, Miguel Angel Pichetto, negó algún tipo de iniciativa oficial para reabrir el Congreso durante febrero.
El titular del bloque oficialista de Senadores, Miguel Angel Pichetto, dio hoy por hecho que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner no convocará a sesiones extraordinarias para lo que resta del mes de febrero.

"El Poder Ejecutivo es el que define si habrá sesiones extraordinarias y no conozco ninguna iniciativa en ese sentido, ni tema urgente por tratar", dijo el jefe de la bancada kirchnerista.

Precisamente el miércoles, legisladores del radicalismo, la Coalición Cívica y el socialismo reclamaron al gobierno nacional la convocatoria a sesiones extraordinarias a raíz de la delicada situación económica.

Por eso no fue casual que Fernández de Kirchner, durante un acto esta mañana en la residencia de Olivos, aludiera a que todos los temas importantes fueron tratados por el Poder Ejecutivo en el Congreso nacional.

Las sesiones extraordinarias son convocadas durante el período de receso del Congreso, desde la finalización de las ordinarias a fines de noviembre, o de prórroga en diciembre y antes del 1 de marzo para tratar exclusivamente proyectos enviados por el Poder Ejecutivo.

El senador rionegrino comentó que el gobierno nacional ya tomó medidas para el sector agropecuario, incluidas las medidas de emergencia por la sequía que afecta a varias provincias del interior. "No veo que haya ningún problema urgente, porque las medidas fiscales ya fueron tomadas y el Poder Ejecutivo Nacional ya dictó la emergencia agraria a través de los organismos oficiales", expresó.

Pichetto anunció que hoy acordó con el titular del bloque radical, Ernesto Sanz, que el 27 de febrero se realizará la sesión preparatoria en la que se designarán las futuras autoridades de la Cámara, aunque se da por descontado que permanecerá en su cargo el actual presidente provisional, el bonaerense José Pampuro.

La importancia de estas designaciones reside no sólo en constituir las autoridades de la Cámara, sino porque el presidente provisional se convierte en los hechos en el segundo hombre en la sucesión presidencial, detrás del vicepresidente Julio César Cobos.

El representante de Río Negro comentó que dialogará con la Presidenta sobre quiénes integrarán la nómina de la nueva dirección de Senadores, porque "eso es una decisión política", y admitió que debería consultar si permanecerá en la vicepresidencia primera, el ex gobernador de Salta, Juan Carlos Romero, que fue designado en esa función por un pedido expreso de la presidenta el año pasado, y votó reiteradamente en contra de proyectos oficiales, comenzando por las retenciones móviles.

Comentá la nota