El tema tabú de las cuentas provinciales

La deuda provincial es grande y la Provincia pide que le "pateen" los vencimientos porque no los puede pagar. Pero hay otros agujeros que ni la oposición quiere mirar. Virginia Guevara.
La deuda provincial es grande y si la administración de Juan Schiaretti logra concretar las operaciones de crédito previstas, a fin de año –sumando capital adeudado y proyección de intereses a pagar– el pasivo se acercará a la magnitud de un presupuesto completo.

Los vencimientos ya son importantes y seguirán oscilando entre los 1.500 millones y los 1.700 millones hasta el año 2017. Pero el pasivo provincial tiene un problema adicional mayúsculo: se transformó en el tema tabú de la administración provincial. La dificultad para acceder a información oficial fue extrema durante años y la creación de la Agencia Córdoba Inversión y Financiamiento (Acif) como organismo autónomo de toma de créditos alimentó la idea de que la Provincia estaba acumulando una deuda impagable.

Las autoridades provinciales niegan que la situación se asemeje a la tragedia financiera que pinta la oposición. Pero, en paralelo, las dificultades para cumplir con los vencimientos de 2010 y 2011 fueron reconocidas por el propio gobernador en su reclamo por una refinanciación total por parte de la Nación. De más está decir que lo que Schiaretti quiere refinanciar se cargará a la cuenta que deberán pagar los próximos gobernadores.

Así y todo, las finanzas provinciales tienen agujeros tan importantes como los de la deuda, a los que ni la oposición ha querido mirar: el déficit que este año tendrá la Caja de Jubilaciones se acercará a los 1.200 millones de pesos. La Nación cubrirá la mayor parte de esa cifra este año y también en 2011. Para después, se abre un interrogante tan inquietante como el que ofrece la deuda.

Comentá la nota