“El tema electoral está lejos”

El ex presidente evitó referirse a la cuestión argumentando que “hay que gobernar”. Pero en las reuniones con dirigentes del PJ bonaerense se habla de la cuestión. Kirchner no descarta presentarse pero va a esperar hasta último momento.
“El tema electoral está lejos. Hay que gobernar, hay una crisis internacional que es un tsunami. Ya habrá tiempo para discutir quién tiene la iniciativa electoral.” Distendido, dispuesto a escuchar preguntas, Néstor Kirchner volvió a mostrar mucha predisposición para hablar con los periodistas. Fue ayer a la tarde en Berazategui, en el acto de anuncio de obras públicas que encabezó la Presidenta. El santacruceño acompañó a su esposa en el lanzamiento de la construcción de una planta depuradora de líquidos cloacales. Muchos dirigentes del PJ bonaerense acompañaron la llegada del matrimonio Kirchner a esa localidad del sur del conurbano. Había intendentes, funcionarios del gabinete, legisladores nacionales y provinciales. Entre esos dirigentes no se descarta que Kirchner termine aceptando una candidatura a diputado por la provincia de Buenos Aires. “El dice que no, pero no lo descarta”, confirmaron a Página/12 desde el entorno de uno de los ministros que más tiempo pasa con el santacruceño.

Quienes han conversado con Kirchner en los últimos tiempos aseguran que el ex presidente aún no ha descartado asumir el riesgo de ser el primer candidato a diputado del Frente para la Victoria. Según esa lectura, Kirchner postergará su decisión hasta el último plazo para observar cómo evoluciona la crisis económica y chequear el desarrollo de las encuestas. Al mismo tiempo irá monitoreando los pasos que vaya dando la oposición. La estrategia se completaría con el lanzamiento de otras candidaturas que funcionarían como globos de ensayo, para comprobar cómo impactan en la sociedad. Cada vez que se habla de la candidatura a diputado del oficialismo en territorio bonaerense se habla del jefe de Gabinete, Sergio Massa. También de la ministra de Salud, Graciela Ocaña. En los últimos días se sumaron los nombres del secretario de la gobernación, José “Pepe” Scioli, y de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.

El misterio con el que se maneja el santacruceño incluye frases deslizadas en Olivos que darían a entender una supuesta decisión personal de no ser candidato. Pero Kirchner suele mandar mensajes contradictorios. En reuniones de la mesa chica de la conducción del peronismo, en la que no falta nunca el titular del PJ bonaerense Alberto Balestrini, el ex mandatario ha escuchado a varios de sus interlocutores argumentar por qué debía ponerse a la cabeza de la lista de candidatos del Frente para la Victoria. Al escuchar esas argumentaciones, Kirchner se limitó a escuchar con atención, en silencio y sin plantear desacuerdos. “Cuando los intendentes le proponen que el candidato sea él, no contesta y pone cara de póquer”, relató a Página/12 un miembro del Consejo Nacional del PJ que llegó a ese cargo por decisión de Kirchner.

Una eventual candidatura del santacruceño despierta lecturas opuestas en el propio PJ. Hay quienes temen que su postulación se convierta en el factor aglutinante de las fuerzas opositoras. Pero también están los que advierten que sólo la candidatura de Kirchner podría unificar a todo el arco oficialista. Según esa lectura, la postulación del ex mandatario detendría el proceso de disgregación que parece estar atravesando el Frente para la Victoria desde que Kirchner decidió privilegiar la estructura del justicialismo como base de su proyecto. “Néstor es el único que nos conforma a todos. Y su candidatura no va a unificar a la oposición, porque si la oposición se unifica contra él estaría bendiciendo un candidato a presidente en 2009”, analizó ante Página/12 un legislador provincial que esta semana habló varias veces con el santacruceño.

La discusión sobre la candidatura de Kirchner está en la cabeza de todo el PJ bonaerense. Ese debate también desvela a los ocupantes de la gobernación, donde no quieren perder espacio si llegara el momento del poskirchnerismo. Aunque no lo diga, el gobernador Daniel Scioli no oculta su intención de ser candidato en 2011. Su estrategia parece ser combinar gestos hacia el matrimonio Kirchner con acciones que permitan diferenciarse. Un ejemplo fueron las declaraciones de su ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, quien pidió una reducción de las retenciones en las zonas afectadas por la sequía.

Comentá la nota