Telón para el diputado estrella brasileño

Cuatro días duró la fuga del ex diputado regional brasileño Wallace Souza. El político y ex estrella de la televisión en el estado de Amazonas se entregó a la policía local como un reo más entre tantos que le dieron fama como presentador, en el corolario de una historia que mezcla asesinatos, narcotráfico y crónica roja.
Souza debe responder ahora por varios cargos, como la acusación de que al menos uno de los cuatro asesinatos de narcotraficantes que mostró en su programa de corte policial fue ordenado por él mismo, para aprovechar el suceso y elevar su nivel de audiencia.

La semana pasada, la Asamblea Legislativa de Amazonas ordenó despojar a Souza de su fuero como diputado, mientras el Ministerio Público tramitaba las órdenes de arresto por delitos de asociación criminal, narcotráfico y portación ilegal de armas. Las órdenes fueron firmadas el lunes y Souza desapareció, sólo para emerger en la mañana de ayer, en la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos de Amazonas, que lo llevó a la policía.

El ex diputado fue puesto en régimen de aislamiento en la prisión estatal de Puraquequara, para evitar que un motín de los internos. Souza se ganó decenas de enemigos con las emisiones de Canal libre, el programa que presentaba junto a su hermano Carlos, un ex intendente de Manaos, capital de Amazonas. Muchas de esas personas eran criminales a los que Souza mostraba e identificaba en televisión cuando eran arrestados.

"No tiene privilegios, pero es necesario adoptar medidas de seguridad a raíz de su programa de televisión. Él divulgó los nombres e imágenes de muchos que están recluidos", afirmó el secretario de Inteligencia de Amazonas, Tomás Vasconcelos. Gracias a la popularidad que le dio su programa, el político y ex policía tuvo tres mandatos consecutivos en la Asamblea estatal como diputado del derechista Partido Popular. En 2006 fue el diputado más votado del estado.

Las primeras denuncias sobre asesinatos por encargo del popular personajes surgieron en 2008 y en abril pasado la policía decomisó en su vivienda municiones de uso exclusivo militar y más de 100.000 dólares.

Comentá la nota