Telefónica pone paños fríos a una fusión con Telecom Italia

Mientras el escenario judicial volvió a serle adverso al Gobierno en el caso de la intención oficial de intervenir en Telecom Argentina para evitar un hipotético monopolio de Telefónica, a nivel global César Alierta morigeró ayer las expectativas acerca de una fusión europea entre Telecom Italia y la empresa española que encabeza.
Al hablar en un seminario en Bilbao, Alierta dijo que el 20% del mercado europeo que en conjunto dominan Telefónica y Telecom Italia "es una escala suficiente".

Durante toda la semana, los mercados financieros italianos y españoles estuvieron ganados por las versiones de una fusión entre ambas compañías.

La existente participación accionaria de Telefónica en el paquete de control de Telecom Italia dio pie a la decisión de la Comisión de Defensa de la Competencia argentina (CNDC) de ordenar la desinversión de los italianos en Telecom Argentina. Para las autoridades, el hecho de que el mercado argentino se reparta entre Telefónica y una empresa que entiende controlada por los españoles es una muestra de que existe un monopolio en el país.

Pero la resolución 483 de la CNDC y del secretario de Comerico, Guillermo Moreno, que obligaba a los italianos a vender sus participaciones en la sociedad de control de Telecom Argentina, fue rechazada judicialmente esta semana, y el Gobierno debe ahora volver a emitir las resoluciones en forma procesalmente correcta. Telecom Italia también sostiene, y obtuvo un fallo a favor de la Sala A de la Cámara en lo Penal Económico, que no debe ser obligada a vender su participación ya que no fue parte de la operación no informada, esto es el ingreso de Telefónica en Telco, la sociedad de control de Telecom Italia.

Concurso. En tanto, se prolongaría todo el mes el concurso privado que Telecom Italia está realizando con el banco de inversión Credit Suisse, al que le hicieron llegar las ofertas el grupo Pademell (50% Ernesto Gutiérrez y Eduardo Eurnekian y 50% Matías Garfunkel, con el aval de los Werthein); IRSA (con avales del Banco Itaú); Genevieve Financial, un fondo de inversión con capitales árabes; el grupo Cóndor, de Carlos Newbery; y posiblemente Roman, con Enrique Ruete.

Comentá la nota