Tedesco inauguró las clases de nivel medio y una escuela

El funcionario llegó con un doble objetivo: inaugurar el período lectivo del nivel medio y abrir una escuela técnica en el norte de la ciudad. Dijo que el secundario debe servir para que los jóvenes decidan su proyecto de vida.
El ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, y el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, inauguraron hoy el ciclo lectivo 2009 del nivel secundario, con un acto en nuestra ciudad. La apertura del período escolar coincidió con la puesta en marcha de la nueva Escuela de Educación Técnica Nº 527, que fue construida con fondos nacionales.

Unos 211.700 alumnos comenzaron en nuestra provincia el secundario que ahora es obligatorio. En Santa Fe, el gobierno encaró una serie de reformas con la creación de 186 nuevas escuelas, anexos y núcleos rurales de nivel medio que requerirá un período de reorganización hasta que la estructura pueda funcionar a pleno, sin inconvenientes y se traduzca en la construcción de más edificios.

“Iniciar el ciclo lectivo es siempre motivo de fiesta, de promesas y esperanzas pero hacerlo inaugurando un nuevo edificio de una escuela técnica nos llena de orgullo y nos compromete a trabajar en pos de una educación de calidad para todos”, dijo el ministro Tedesco, al dirigirse a los chicos y docentes que esta mañana estrenaron la flamante escuela ubicada en avenida Blas Parera 10055, en el extremo norte de la ciudad.

El funcionario recordó que el establecimiento, que costó 5,2 millones de pesos, fue construido con fondos del programa nacional 700 Escuelas que tiene continuidad con el actual, Más Escuelas. “No ha habido en la Argentina en los últimos 60 ó 70 años un plan de infraestructura escolar tan importante como el que se está ejecutando”, remarcó Tedesco.

Atentamente, lo escuchaban los 350 alumnos de primero a tercer año que, tras el acto, rompieron filas y corrieron por las escaleras para conocer el reluciente edificio de dos plantas, ejecutado con un diseño moderno. Entusiasmados, iban descubriendo con gestos de admiración las aulas, salas de taller y laboratorio, ascensor y playón deportivo, entre otras dependencias. Todo lucía y olía a nuevo.

Como contrapeso del protocolo oficial, la ceremonia tuvo su momento descontracturado cuando sonó el Himno Nacional en la versión libre de Charly García. Con algo de esfuerzo y sorpresa, los presentes intentaron entonar la melodía poco convencional.

Tampoco fue formal la bendición de las instalaciones a cargo del padre José María Coria. Luego de leer la Biblia se dio vuelta para dirigirse cara a cara a las autoridades. Les pidió que redoblen los esfuerzos para que “la escuela de la calle con su delito, violencia y vagancia no siga ganando a nuestros jóvenes”, y aprovechó el micrófono para reclamar más secundarias en ese sector de la ciudad, “ya que desde Gorriti al norte sólo hay siete”, dijo.

Proyecto de vida

Tedesco consideró que el secundario antes era un nivel “selectivo” y que ahora “no lo tiene que ser más, por eso iniciamos un proceso de transformación profundo donde se discuta y se tomen decisiones conjuntas, porque avanzamos hacia un secundario universal”.

Agregó que “al terminar este nivel, un joven tiene que saber quién es, qué quiere hacer, y decidir su proyecto de vida”.

El ministro también subrayó la importancia de la educación técnica para formar un país con justicia social, empleos decentes y una economía genuinamente competitiva que se base “en el proceso agregado que ustedes, los estudiantes, van a poner”. Según señaló, hay 2 mil alumnos santafesinos que obtuvieron las Becas Bicentenario para proseguir carreras de nivel superior científico-técnicas.

Al inaugurar el período lectivo de nivel medio, advirtió que “hoy el secundario es obligatorio, esto quiere decir que ningún ciudadano argentino tiene que tener menos de la escuela secundaria terminada. Esto demanda un gran esfuerzo presupuestario pero también que los estudiantes nos ayuden teniendo una gran pasión por el conocimiento”.

El daño de la Ley Federal

A su turno, la ministra de Educación de la provincia, Élida Rasino, señaló que el inicio del ciclo lectivo 2009 “marca prácticamente el fin de la Ley Federal de Educación que tanto daño a hecho en esta provincia y este país”.

“Por primera vez en muchos años, volvemos a tener un secundario completo, integrado, adecuado a la realidad de nuestros jóvenes y eso implica el inicio de un gran trabajo que queda por delante. Hemos dado el primer paso con la creación de los 186 nuevos secundarios y la redacción el reglamento de convivencia y evaluación”, aseguró.

La titular de la cartera educativa adujo que quedan dos desafíos por delante: por un lado, la reformulación de los planes de estudio para lo cual anunció que en los 5 nodos provinciales habrá debates en las escuelas con los docentes, padres y alumnos. Por el otro, el avance en una medida ya anunciada como es la concentración de horas cátedra de los profesores para que no tengan que trabajar en 5 ó 6 escuelas.

Finalmente, instó a los alumnos a ir a buscar a sus compañeros e invitarlos a “tomar la decisión de cursar el secundario obligatorio”.

Para cerrar, se procedió al corte de cintas y al descubrimiento de placas.

Polémica en las EFAs

Las Escuelas de la Familia Agrícola (EFAs) de la región norte de la provincia no dieron inicio al ciclo lectivo de los 7º grados a pesar de la insistencia de los padres de alumnos que habían inscripto a sus hijos en la matrícula secundaria de estos establecimientos rurales de régimen interno.

De esta manera, se allanaron a lo dispuesto por la Dirección de Enseñanza Privada del Ministerio de Educación provincial que dispuso que los cursos en cuestión continúen integrando el tramo de la primaria.

Rubén Picech, titular de la EFA de Moussy, en el distrito Avellaneda, aseguró que las normas nacionales determinan dos opciones, una de las cuales es la secundarización de los séptimos. Defendió además el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos y aseveró que “luego de firmar un acta acuerdo ante escribano público, nosotros recibimos los chicos por sugerencia de las familias, quienes se comprometen y nos apoyan a seguir en este ciclo lectivo 2009 con el séptimo grado”, informó a nuestra Agencia Reconquista. Agregó que “enviamos una comunicación al Ministerio de Educación donde hacemos constar que los padres dejaban a los chicos en las escuelas como gesto de apoyo”, insistió.

En tanto, Norma Caglieri, directora de la EFA de Arroyo Ceibal, localidad del departamento General Obligado, remarcó que no se recibieron alumnos inscriptos para el 7º grado, los que en la mañana de hoy continuaron en sus respectivas escuelas. En esta región funcionan en total seis escuelas agrícolas y se estima que los alumnos anotados para comenzar el secundario son alrededor de un centenar y medio.

Afortunados

Al inicio del acto, la directora organizadora de la escuela 527, Silvia Ambroselli, dijo que son “afortunados” por ser “los protagonistas de esta historia que empieza a escribir esta nueva escuela”. Allí cursan a partir de hoy los alumnos provenientes de la primaria José Gálvez, ubicada al lado, y de diferentes barrios del norte de la ciudad. El establecimiento irá creciendo paulatinamente e irá agregando el 4º, 5º y 6º año, correspondiente a la modalidad técnica. También tramitarán con el Inet el equipamiento necesario para los talleres.

“Atractivo”

El gobernador Hermes Binner aportó que el secundario tiene que ser “más atractivo” para los jóvenes e indicó que entre el 1ro. y 2do. año abandonan la mitad de los estudiantes. Por eso, “debemos resolver el problema fundamental que tenemos y que es que la escuela sea verdaderamente atractiva. Si los jóvenes no ven la posibilidad de transitar la educación porque es parte de su vida y su futuro, va a ser imposible ganar la batalla”, señaló.

Durante la ceremonia se entregaron banderas y el intendente Mario Barletta, donó material escolar y libros a la institución. Al acto también asistieron la titular del Instituto Nacional de Educación Técnica, María Rosa Almandoz, la vicegobernadora Griselda Tessio, funcionarios de gobierno, legisladores provinciales y nacionales.

Comentá la nota