Técnicos del Inta detectaron ataques de picudo en la zona de La Montenegrina

Técnicos del Inta detectaron ataques de picudo en la zona de La Montenegrina
SAENZ PEÑA (Agencia) —La superplaga del algodón, como se lo conoce al picudo del algodonero, marcó una fuerte presencia en la zona de La Montenegrina, colonia agrícola ubicada a 35 kilómetro al suroeste de Presidencia Roque Sáenz Peña.

Especialistas de Entomología y del Equipo Técnico del PECAL (Programa de Extensión en el Cultivo del Algodón) monitoreado lotes con algodón en la zona de La Montenegrina encontrando un importante ataque de picudo en estado de larva, en pimpollos, tanto en planta como caídos en el suelo.

En este momento hay que diferenciar los cultivos que aún están en plena etapa de floración/fructificación de aquellos otros que ya están prácticamente terminados y a escasos 20 30 días de la cosecha, comentaron los técnicos del INTA Sáenz Peña ante la consulta de NORTE.

Esta detección se dio justo el día en que comenzaron a entregarse las trampas de picudo a los productores de todo el territorio provincial, “algunos meses tarde” según la opinión de los cooperativistas y de los productores que desde noviembre del año pasado venían pidiendo al gobierno provincial celeridad en la entrega de las trampas.

“El caso de La Montenegrina no es para alarmar, es para tomar todos los recaudos necesarios, cumplirlos, y utilizar todos los recursos que están a disposición”, indicaron los técnicos.

En el marco de la campaña de lucha y prevención contra el picudo del algodonero, comenzó a distribución de trampas en el Departamento Comandante Fernández dentro de una entrega en una primera etapa que contempla a 8.000 minifundistas y 2.200 medianos y grandes productores algodoneros en todo el territorio provincial.

Además de las trampas, se hicieron entregas de feromonas e insecticidas, elementos que fueron reclamados desde distintas entidades agrarias y por parte de las cooperativas dedicadas a la asistencia en la siembra del algodón a sus socios.

De esta manera comenzó la segunda etapa de distribución de trampas para picudo del algodonero, feromonas e insecticidas, como parte del intenso plan de control y erradicación de la plaga que impulsa el gobierno provincial. En total, serán repartidos unos 38 mil aparatos.

Además de las 38 mil trampas, también serán distribuidas más de un millón de sobres de feromonas (se utilizan para atraer al insecto) y otros tantos con insecticidas (empleados para eliminar al picudo).

El Inta aconseja

cómo actuar

En el primer caso, se recomienda monitorear las plantas cada 3 - 4 días en busca del daño, por alimentación u oviposición, en pimpollos y pequeñas cápsulas. Como mínimo hay que elegir 5 lugares representativos del lote y en cada sitio revisar 20 pimpollos/cápsulas. Cuando el 5% de estos órganos estén dañados se comenzará con las aplicaciones de insecticidas recomendados, en batería de 3 a 4 aplicaciones cada 4 - 5 días, rotando familias de insecticidas (por ejemplo: endosulfán, piretroide, fosforado). Continuar con el monitoreo para evaluar la efectividad de los tratamientos y evaluar la necesidad de nuevos controles. No obstante si no fuera necesario otro control ante un nuevo 5% de daño, se recomienda realizar una aplicación en fin de floración efectiva (cut-out), más otras dos aplicaciones: una antes y otra después de la destrucción de los rastrojos.

Próximos a cosechar

Para aquellos cultivos cuya carga esperada ya está definida y se encuentran próximos a cosecha, se recomienda la regulación del crecimiento mecánica (podado) o química (reguladores de crecimiento). Un ataque de picudo en este momento no perjudicará la carga que ya está definida pero sí a los últimos órganos fructíferos formados, aquellos del tercio superior de la planta y que no habrán de prosperar, por lo que no conviene “esperarlos”. Se recomienda la cosecha oportuna y se efectuarán al menos dos aplicaciones de insecticidas: una antes de y otra después de la destrucción de los rastrojos.

Ante cualquier duda, consultar al equipo de Entomología de EEA INTA Sáenz Peña ó al equipo técnico del Pecal (Programa de Extensión en el Cultivo del Algodón) que se desempeña en las Agencias de Extensión de INTA y demás profesionales involucrados en la lucha contra esta plaga.

Comentá la nota