Techint: el Gobierno no reclamará ante Venezuela

Dicen que las estatizaciones son decisiones de "un país soberano" y que sólo pueden pedir una indemnización. Randazzo y el "pre peronismo" bolivariano.
A pesar del reclamo de las cámaras empresarias locales, el Gobierno no hará reclamos formales ante Venezuela por la posible estatización de la siderúrgica Techint, siempre y cuando se pague la compensación correspondiente, ya que es una decisión tomada por "un gobierno soberano".

"Si esa decisión del gobierno venezolano es irreversible, tiene que pagar la compensación que corresponda conforme al derecho internacional", explicó el economista Aldo Ferrer en diálogo con Radio Mitre.

" Mucho más que eso no se puede hacer, por ello, lo fundamental acá es la compensación", afirmó Ferrer, designado por Paolo Rocca (dueño de Techint) como director de Siderar, tras fuertes presiones del Gobierno para tener un representante estatal en la empresa.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció la semana pasada su intención de nacionalizar varias empresas productoras de hierro ; Techint tiene presencia accionaria mayoritaria en dos de ellas, y minoritaria en otra. El rechazo de las cámaras empresarias locales y los políticos opositores fue inmediato.

En un principio, el Gobierno dijo que haría un reclamo formal ante Venezuela por Techint . Ahora sólo se asegurará que la nacionalización tenga una compensación monetaria justa, como hizo cuando Chávez estatizó Sidor , otra empresa siderúrgica del grupo Techint.

El encargado de negociar la indemnización será el ministro de Planificación Federal Julio de Vido, quien ayer se quedó en Buenos Aires para discutir la medida junto al ex presidente Néstor Kirchner, según informó el diario La Nación , mientras la presidente Cristina Fernández de Kirchner encabezaba el acto por el aniversario del 25 de mayo.

La estatización se convirtió en tema de campaña. La oposición aprovechó para volver a comparar al kirchnerismo con el gobierno de Chávez y sostuvieron que seguirán el mismo camino. Así lo expresaron los candidatos Francisco De Narváez y Elisa Carrió , el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri , y hasta el vicepresidente Julio Cobos .

Asimismo, tras los variados repudios de las cámaras empresarias, ahora se suma el rechazo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que publicó una solicitada donde criticó "la desacertada decisión del presidente Hugo Chávez" y llamó al Gobierno a imitar la medida de Barack Obama que regula el negocio de las tarjetas de crédito.

Por eso, el gobierno se vio obligado a salir a aclarar que no consideran aplicar "una política de estatizaciones" con las empresas argentinas, segun aseguró el ministro del Interior, Florencio Randazzo, en diálogo con radio La Red.

Dijo, además, que siente "respeto" por la figura del presidente venezolano Hugo Chávez, y estimó que ese país " está viviendo una etapa pre peronista, por los procesos de injusticia que vivió durante muchos años". Randazzo volvió a justificar indirectamente que Chávez, pese a su estrecha amistad con el gobierno argentino, haya estatizado la empresa Techint -de capitales argentinos- sin previo aviso, y afirmó que cuando aquí se tomó la misma resolución con la empresa Aguas Argentinas "no se nos hubiera ocurrido, de ninguna manera, avisarle al gobierno de Francia".

Comentá la nota