"El techado del hospitalito está correctamente hecho"

El secretario de Obras Públicas rechazó comentarios en su contra que sugerían una mala colocación de las chapas del techo del centro de salud, y dijo que por el contrario el trabajo se ajusta a "las instrucciones del uso de los elementos por parte del fabricante"
El secretario municipal de Obras Públicas, Roberto Aranegui aseguró a La Voz del Pueblo que el trabajo realizado sobre el techo del hospitalito en Claromecó "está correctamente hecho de acuerdo a las instrucciones del uso de los elementos por parte del fabricante".

El funcionario consultado, salió así al cruce de quienes cuestionaron -desde Claromecó- la forma en que están clavadas las 80 chapas de 1x7 metros del techo del inmueble que se construye sobre terrenos del ex camping municipal en la localidad balnearia.

En diálogo con este diario no quiso contestarles por considerar "infundado lo que dicen, no cabe respuesta".

Quienes elevaron, ante el diario, sus quejas por cómo se colocaron las chapas y por el control de la obra, fueron el consejero asesor Jorge Martínez Degreef y el ex delegado Daniel Chedrese.

"En el valle de la chapa"

Aranegui comentó que "la colocación de los tornillos está correctamente hecha como lo indica el fabricante", y al ser consultado sobre quién elige los sistemas a aplicar en los trabajos (Municipalidad o empresa) respondió que: "Exigimos la garantía del trabajo, y para asegurar la garantía exigimos lo que ofrece el fabricante". Agregó además que la obra sigue bien, "quien dice lo contrario habla con intencionalidad".

En este sentido, el secretario municipal apeló a sus años de experiencia en trabajos sobre la materia realizados en el sur del país y dijo: "De hecho cualquier persona que trabaja en estructura y lugares mucho más críticos que Claromecó con el viento y antisísmicos, los tornillos siempre van en el valle de la chapa porque hace un plano estructural con la correas, es una cuestión técnica".

El entrevistado cuando habla de tornillos, se refiere a los autoperforantes los cuales quedan sujetos a la superficie de la chapa junto a una arandela confeccionada en una especie de goma o neoprene "vulcanizada y resistente a los rayos ultravioletas".

Esta condición las vuelve resistentes a la sequedad por la acción del sol y de los vientos, aspecto que fue cuestionado por probables filtraciones.

Insistió en que "el trabajo está bien hecho, está asegurado", y que además "se va a ir a chequear, si hay alguna readecuación de algo que hacer, se hará, no hay ningún problema", subrayó.

Consultado por el estado que presentan algunas membranas, cuya apariencia parece mostrar efectos de la humedad y de los vientos respondió; "yo no he ido a la obra", aunque por otro lado mencionó que "estaba perfectamente hecho". Sobre este mismo aspecto volvió a remarcar que "si hay algo que resolver se resuelve".

Lo que viene

A la obra del hospitalito le faltan, según Aranegui, "el llamado a concurso para terminar el interior, los cielorrasos, las instalaciones y los pisos". Mientras tanto aclaró que se resolvió aplicar una solución técnica en la colocación de la cenefa que hoy permite que se vean desde el exterior las membranas y las expone a los vientos.

Denuncian que no hay control

El consejero asesor e integrante de la Sociedad de Fomento del barrio parque Dunamar, Jorge Martínez Degreef, y el ex delegado de la localidad, Daniel Chedrese denunciaron ante La Voz del Pueblo la falta de control sobre la obra del centro de salud que está en proceso de construcción. Además fueron concretos con un detalle de la obra: la colocación de las chapas. Según Martínez Degreef "el techo está al revés, está mal". Dijo el vecino que "es un gasto extra que hay que hacer y no está dicho en ningún lado, se llueve y se ha filtrado el agua, es una chapa que no se puede dar vuelta, lo vas a tapar pero con el sol al poco tiempo habrá que cambiar el techo, y no sé qué clase de daño pudo haber abajo en la cubierta", expresó. Además remató con que "no ha habido control ni sumario por parte de quien debe controlar".

Por su parte el también comerciante, Daniel Chedrese también cuestionó la forma en que fueron colocadas las chapas; "las clavaderas en vez de estar donde corresponden están en las canaletas. No hay control de nada y esto me amarga", concluyó en declaraciones hechas a este diario.

Comentá la nota