Los taxistas vuelven a la carga por aumento de tarifa

Sostienen que la situación del sector "es insostenible".
Los taxistas vuelven a la carga por un aumento en las tarifas del servicio. Afirman que su situación ya es "insostenible" y que a los valores actuales la actividad "está dejando de ser rentable". Durante la jornada de ayer, varias entidades que nuclean a empresarios y trabajadores del sector coincidieron en sentenciar que el ajuste -del orden del 20 por ciento- "es muy necesario" y debe ser implementado en el corto plazo, "porque de otro modo sólo quedará el camino de las medidas de fuerza".

"Necesitamos el aumento urgentemente, porque el anterior fue hace un año y desde entonces los costos subieron más del 40 por ciento" advierte María José Scoccini, presidenta de la Asociación de Propietarios de Taxis local (APT): "los seguros, las cubiertas y repuestos, el gasoil, todo se nos escapó. Ahora estamos todos los sectores de acuerdo, y si el municipio no nos otorga la actualización antes de la primera semana de diciembre, vamos a ir a un paro".

De prosperar la iniciativa en estudio en el Concejo Deliberante, la bajada de bandera pasaría de $3 a $3,50, y el valor de la ficha -que en nuestra ciudad "cae" cada 120 metros- de $0,25 a $0,30. Desde la Unión de Propietarios de Autos Taxis (UPAT) coinciden en argumentar que están atravesando un momento crítico. "Lamentablemente tenemos que afectar al pasajero, pero a este precio, hoy no es rentable tener un taxi" afirmó Marcelo Santomássimo, titular de la entidad.

Para José María Maturana, delegado normalizador designado por la Federación Nacional de Conductores de Taxis en el Sindicato Unión Conductores de Taxis, "el aumento es justo por cómo vienen las cosas, y el momento de implementarlo es ahora, porque en enero se golpearía demasiado la actividad. De todos modos, reconocemos que puede ser duro para el bolsillo del trabajador, que no va a ganar más".

En una línea similar se expresó Raúl Salomone, de la Asociación de Empleados Conductores de Taxis: "cualquier aumento debe ser pensado y calculado el doble que en otros años, porque hay poco dinero en la calle. Si bien es cierto que subieron los insumos, los sueldos de la gente que toma taxis no lo hicieron. Este ajuste es una apuesta con final abierto, pero si se hace hay que hacerla ahora, porque en enero nos destruiría".

Mientras tanto, en la calle, las opiniones no son unánimes ni mucho menos. Uno de los taxistas que trabajan a porcentaje y observan parada en 8 y 50 explica que "ahora 'laburo' ocho horas por día, pero cuando hay aumento, los primeros días del año se transforman en jornadas de doce horas; es el mínimo para poder llevar algo de plata a mi casa".

El primer día de diciembre del año pasado se aplicó el aumento que consolidó los valores actuales -fue el segundo ajuste en ese semestre-. Hasta entonces la bajada de bandera costaba $2,80, y cada ficha tenía un valor de 25 centavos.

Comentá la nota