Taxistas y remiseros a los golpes: 5 detenidos

Ayer se reunieron en el Palacio 6 de Julio un grupo de taxistas con el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, Simón Dasenchich, para protestar contra el proyecto de unificación de los servicios de taxis y remises en las zonas no céntricas de la ciudad.
Se produjeron incidentes en la esquina de Caseros y La Cañada, que suele utilizar el Suoem cuando se le place bastardear a la ciudadanía y a la investidura del intendente. Y las prácticas no distaron mucho de la de algunos gremialistas. Estas fueron las declaraciones del dirigente «amarillo» Jorge Montes: "Tengan cuidado porque se pueden alterar algunas cuestiones que afectarán a la buena conducta pero esto es normal, porque cuando el estómago ataca la furia es incontenible".

Apoyando la tesis patoteril, Hugo Cisterna, de la Agrupación Trabajadores Unidos del Taxi, declaró a Cadena 3: "Parece que hay orden de desactivar lo nuestro. Vamos a hacer lo que tengamos que hacer para liberarlos. Esto va a seguir muy mal, porque nos han tratado pésimo".

Cisterna se refería al hecho de que cinco manifestantes fueron detenidos por arrojar huevos contra remiseros, taxistas que no se sumaron a la medida y vehículos particulares, y también por "patear autos que no tenían nada que ver", según informó el comisario mayor José Salgado. Al cierre de esta edición, se los estaba por liberar de la comisaría 3ª.

El orden volvió a la ciudad pasado el mediodía, cuando terminó la reunión entre las partes. Los taxistas quedaron insatisfechos, y volverán a reunirse con Dasen-

chich el próximo martes.

Carlos Martínez Paredes, de la Asociación Permisionarios del Taxímetro, rechazó enfáticamente la iniciativa del secretario de Transporte municipal Gabriel Bermúdez. \'\'Repudiamos este proyecto y vamos a ir hasta las últimas consecuencias, si hace falta", dijo.

La palabra oficial fue sólo humo blanco. "Se trató de una

reunión fructífera", se limitaron a informar desde adentro. Afuera, ardía Troya.

A los remiseros les conviene el proyecto. En realidad, el documento que se pretende aprobar no hace más que blanquear lo que sucede desde hace años. En los barrios, los "verdes" tienen vía libre porque la Municipalidad no puede controlar.

Comentá la nota